Miércoles, 4 de Mayo de 2011

Obama impone a Rumanía su escudo antimisiles

La base estará a 70 km de la central nuclear búlgara de Kozloduy

PIOTR KOWALSKI ·04/05/2011 - 22:30h

afp - Ceremonia de inauguración de la base en Deveselu.

El Pentágono instalará una base de interceptores de cohetes de medio alcance SM-3 en Rumanía en el marco del escudo antimisiles (ABM) que Barack Obama quiere impulsar en Europa del Este, anunció hoy el presidente rumano, el conservador Traian Basescu. Obama se opuso al escudo antimisiles en Polonia y Chequia de su antecesor, George Bush, porque lo consideró costoso y técnicamente ineficaz, pero no renunció a su propio proyecto de seguridad para Europa del Este.

El primer paso que dio Washington el año pasado fue el despliegue de varias lanzaderas de misiles Patriot y de un contingente de cien militares estadounidenses para asegurar la vigilancia y mantenimiento de la base, situada cerca de la pequeña ciudad de Morag, en el noreste de Polonia y a un centenar de kilómetros de la frontera con Rusia. Washington también ha llegado a un acuerdo con Bulgaria para instalar dos radares.

El Pentágono también dispondrá de una base aérea y un puerto rumanos

El complejo de interceptores de misiles en Rumanía, cuya construcción costará unos 400 millones de dólares, funcionará en la base aérea de Deveselu, junto a la ciudad de Caracal, en el sur del país y a unos 70 kilómetros de la central nuclear búlgara de Kozloduy. Entre 200 y 500 militares estadounidenses serán desplegados en esta base. Las autoridades de Rumanía también han puesto a disposición del Pentágono para sus acciones en Irak y Afganistán la base aérea de Mihail Kogalniceanu y el puerto marítimo de Constanza, que es el más importante del país. El presidente Basescu aseguró que al aceptar parte del escudo antimisiles de Obama en suelo rumano, el Estado balcánico conseguirá "el grado de seguridad más alto de su historia". Basescu sostuvo que "el escudo antimisiles no está dirigido contra Rusia".

Los dirigentes del Kremlin denunciaron enérgicamente el sistema antibalístico que planificó Bush para Europa del Este con el objetivo de hacer frente a supuestas agresiones terroristas de países como Irán y Corea del Norte. La base rumana de Obama será plenamente operativa en 2015, pero el Pentágono ya utiliza en el mar Negro buques con interceptores de misiles a bordo.

El Ministerio de Exteriores ruso pidió "garantías jurídicas" a EEUU de que el escudo antimisiles de Obama "no está dirigido contra las fuerzas nucleares estratégicas rusas". Moscú considera que el despliegue de este sistema de defensa estadounidense cerca de las fronteras rusas es una amenaza potencial para su seguridad.

Moscú ha exigido garantías jurídicas de que el escudo no irá contra Rusia

Rusia no descarta instalar cohetes tácticos Iskander en Kaliningrado y desplegar misiles tierra-aire de última generación S-400 Triumph en los países miembros de la Confederación de Estados Independientes (CEI) para hacer frente a los planes militares de Washington.

Fieles aliados de Washington

Rumanía, Polonia y Bulgaria son miembros de la OTAN y están gobernados por partidos de derecha, sensibles a los intereses geoestratégicos estadounidenses, sobre todo en el caso del presidente rumano, Traian Basescu, y del primer ministro búlgaro, Boiko Borisov. Ambos aplaudieron la ejecución de Osama bin Laden.

En Polonia, el primer ministro, Donald Tusk, mantiene una posición de mayor distancia respecto a la política exterior estadounidense, lo que le diferencia radicalmente de su predecesor, el ultraconservador Jaroslaw Kaczynski.

Tras la ejecución del jefe de Al Qaeda, Tusk manifestó que "la muerte de Bin Laden no debe ser motivo de alegría, porque la gente no debería disfrutar de la muerte de otro ser humano".