Miércoles, 4 de Mayo de 2011

El régimen sirio también envía los tanques a Rastan

La ciudad se niega a entregar al Ejército a los responsables de la revuelta

EUGENIO GARCÍA GASCÓN ·04/05/2011 - 22:37h

Un grupo de manifestantes protesta, ayer, contra el régimen de Al Asad en la localidad siria de Baniyas. AP

El foco de atención en Siria se desplazó este miércoles hacia el centro del país cuando varias unidades de carros de combate y vehículos para el transporte de tropas se desplegaron en torno a la localidad de Rastan, a unos 20 kilómetros de Homs, la ciudad más industrial de la región central, donde ha habido activas protestas desde marzo.

El despliegue de los tanques se produjo después de que la población de Rastan se negara a entregar a las autoridades a varios cientos de hombres implicados en las protestas a cambio de que los tanques se mantuvieran alejados de la localidad.

Los carros blindados mantienen sitiada la ciudad de Derá desde el 25 de abril

En la ciudad mediterránea de Baniyas, un millar de personas se manifestaron en solidaridad con la ciudad de Derá, la más castigada de todas, portando pitas de pan en las manos y dando a entender que su protesta no era tanto política como económica.

Según el diario Al Watan, el presidente Bashar al Asad cree que "muy pronto" terminará la operación que lleva a cabo el Ejército en Derá, en el sur del país y que ha costado la vida a decenas de personas.

Asad dijo que cualquier país del mundo podría experimentar los sucesos que han ocurrido en Derá. Las autoridades sirias anunciaron la detención en esta misma ciudad de un grupo armado más, así como la confiscación de armas.

El número total de detenidos puede llegar ya a 8.000 y el de muertos, a 560

Derá ha permanecido aislada desde el 25 de abril, cuando una división mandada por Maher Asad, hermano del presidente, tomó la ciudad. Desde entonces las protestas han sido ocasionales. La población permanece encerrada en sus casas y en contadas ocasiones se permite la salida de las mujeres para abastecerse.

Wissam Tarif, director de la organización de derechos humanos Insan, dijo que en las casi siete semanas de revueltas se ha podido verificar la detención de 2.843 personas, aunque estima que el número real de detenidos puede llegar a los 8.000. Cientos de detenidos han sido acusados de "dañar el prestigio del Estado", un cargo que se puede castigar con hasta tres años de prisión.

Hay personas que han sido arrestadas al azar, pero también los hay activistas, líderes comunitarios o personas que han grabado los disturbios o los han colgado en la red. En cuanto al número de muertos, algunas ONG estiman que supera los 560.

Periodista retenida

Las autoridades de Damasco confirmaron que tienen en su poder a Dorothy Parvaz, una periodista de Al Yazira que desapareció el pasado viernes nada más llegar a Siria. Parvaz tiene las nacionalidades estadounidense, canadiense e iraní.

El régimen sirio ha reconocido que son necesarias reformas pero hasta ahora sólo ha respondido de una manera muy limitada. El régimen teme que si procede a realizar algunas aperturas, su estabilidad entraría en jaque y los islamistas se harían con el control del país.

Noticias Relacionadas