Miércoles, 4 de Mayo de 2011

La Corte Penal Internacional añade presión contra el régimen de Gadafi

EFE ·04/05/2011 - 16:47h

EFE - Fotografía tomada el pasado 3 de marzo de 2011 en la que se registró al fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo.

Bengasi (Libia), 4 may (EFE). - El anuncio del fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno Ocampo, de que pedirá la detención de tres ciudadanos libios por crímenes contra la humanidad añade presión sobre el régimen de Muamar al Gadafi, cuyas fuerzas volvieron a bombardear hoy la ciudad de Misrata.

Cinco civiles murieron en un ataque con artillería pesada sobre el área del puerto, informó Ahmed Omar Bany, portavoz del ejército rebelde, creado en el este de Libia, bajo el control de los insurgentes desde finales de febrero.

"Cinco cuerpos fueron llevados a los hospitales, aunque podría haber muchos más que no pueden ser recuperados de las calles", aseguró Bany en una conferencia de prensa en Bengasi.

El responsable militar afirmó que Misrata lleva más de una semana bajo intensos bombardeos y totalmente bloqueada, debido a los ataques de las tropas gubernamentales contra el puerto -única vía de acceso a la ciudad- y la colocación de minas en sus aguas por parte de buques gadafistas.

"Los intentos de bloquear la llegada de la ayuda humanitaria a Misrata podrían constituir crímenes contra la humanidad", destacó.

Hoy llegó al puerto de la ciudad el primer cargamento de ayuda humanitaria en los últimos cuatro días, en los que los barcos no han podido acercarse a tierra debido a la violencia y la amenaza de las minas, que están siendo desactivadas por efectivos de la OTAN.

Por su parte, el vicepresidente del Consejo Nacional Transitorio (CNT) libio, Abdelhafid Ghoga, dio la bienvenida al anuncio del fiscal jefe del CPI y consideró que el paso dado por éste confirma "los crímenes del régimen de Gadafi que incluyen los ataques contra objetivos civiles, como mezquitas y hospitales, y el empleo de armas prohibidas y muy letales contra la población".

Ocampo anunció hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU que pedirá que se emitan órdenes de arresto "contra individuos que cuentan con la mayor responsabilidad en los crímenes contra la humanidad cometidos en territorio libio", aunque evitó detallar la identidad de esas personas.

"Todos sabemos quiénes son estos tres individuos y de quién está hablando (Ocampo)", dijo Ghoga en Bengasi.

El vicepresidente rebelde no duda de que uno de ellos sea el propio líder libio, Muamar al Gadafi, "porque es el jefe de las fuerzas armadas y él es quien está dando las órdenes para atacar a los civiles".

Además, "hay otros individuos que podrían incluirse en las categorías especificadas por Ocampo, como sus hijos y personas de su círculo más cercano", añadió el representante del CNT.

Preguntado por Efe, Ghoga dijo que el anuncio de Ocampo puede alentar a la OTAN a incrementar sus operaciones en Libia, en el marco de su misión, "que es la de proteger a los civiles, que continúan siendo atacados".

Estas esperanzas por parte de la dirección de los rebeldes se suman a las que nutren en relación con el cambio de postura por parte de Turquía, que ayer pidió por primera vez al líder libio y su familia que abandone el poder y el país.

"Siempre confiamos en que Turquía, antes o después, apoyaría al pueblo libio y nuestra causa por la libertad", aseguró Ghoga.

Según dijo, "Turquía es un actor importante en la región y su apoyo será sin duda una ayuda destacada para nosotros para alcanzar una solución al conflicto".

Ankara, que hasta ayer había intentando mediar entre las dos partes de forma neutral, forma parte de la OTAN, pero se opone a los bombardeos sobre Libia y no está participando activamente en ellos.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, abogó hoy por acumular "toda la presión internacional" contra el régimen libio con todo tipo de medidas.

"Creo que sería protección para los civiles en Libia si Gadafi fuera forzado a dimitir", dijo Rasmussen y subrayó que "es difícil imaginar" que la amenaza sobre la población desaparezca mientras el coronel continúe en el poder.

Mientras, el CNT, que actúa como Gobierno de facto en el este de Libia, se dispone a ampliar sus miembros e incluirá a representantes de ciudades que aún no están presentes en su Ejecutivo, cuyo objetivo es representar a toda Libia, también a las zonas bajo el control del régimen, y dirigir al país en la transición a la democracia, según sus dirigentes.

También el comité de crisis, órgano ejecutivo del CNT, se ampliará hasta un total de 14 carteras, cuyos responsables serán nombrados en los próximos días, según anunció hoy Ghoga.

Francisca León