Martes, 15 de Enero de 2008

Palau confirma que el accidente "fue muy rápido y el barco está hundido a 300 metros"

EFE ·15/01/2008 - 21:14h

EFE - La ministra de Pesca, Elena Espinosa (c) acompañada por la conselleira de Pesca de la Xunta, Carmen Gallego (i), y el delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras.

El accidente del "Cordero", uno de los más modernos de la villa pesquera de Ribeira, se ha debido de producir de manera muy rápida y ahora el pecio se encuentra hundido a 300 metros, mientras se desconoce si hay o no tripulantes en su interior.

Así lo explicó Fernando Palau, secretario de Transportes del Ministerio de Fomento, acompañado de Manuel Ameijeiras, delegado del Gobierno en Galicia, y el director general de Recursos Marinos, Antonio Elorriaga, que comparecieron en rueda de prensa en Ribeira.

Palau recordó que la radiobaliza del barco se activó a las 2,24 horas de hoy, y a las 2,30 se puso en marcha un "may day". Un minuto más tarde salió de A Coruña un helicóptero de rescate y a las 2,50 se activó la Salvamar Mirfac.

Poco después, salió el barco Ibaizábal I y también el Irmáns García Nodal. Sobre las 3,30 horas, el helicóptero Helimer avistó náufragos y localizó a tres de ellos con vida, que fueron rescatados por un pesquero y por el helicóptero.

Ya con la luz del día, sobre las 11,30 horas, según relató Palau, se localizó un cadáver, a seis millas de donde se produjo el siniestro.

En medio de un fuerte temporal, el barco de salvamento Don Inda, "buque insignia" de estas operaciones, dijo, sigue posicionado en la zona del naufragio y se mantendrá al igual que el helicóptero "Pesca II", que no obstante regresó a la base.

Fernando Palau apuntó la hipótesis de que se accionasen todas las balsas salvavidas, pero el accidente fue tan rápido que los marineros no pudieron acceder a ellas, dijo.

El responsable de Fomento comentó que en la noche de ayer había en la zona un temporal de fuerza ocho, con mar arbolada y olas de entre ocho y nueve metros.

A través de la caja azul, que ofrece el itinerario de la embarcación, parece apreciarse un cambio de rumbo del norte, donde están los caladeros, hacia el sur, lo que hace pensar que volvía a puerto, informó el responsable de Fomento.

El director general insistió en que el "Cordero" tenía "todas las autorizaciones en orden" y una tripulación de 10 personas, aunque navegaba con dos personas menos de las que tenía autorizadas.

Tres de los marineros enrolados en el barco son de nacionalidad indonesia y el resto, gallegos.

Fernando Palau evitó atreverse a aportar una hipótesis sobre posibles causas del accidente, e indicó que quienes pueden tener mejor información son los supervivientes, que ahora no se encuentran en las mejores condiciones.

Además, dijo que el barco era "potente" y, en teoría, debería estar en condiciones de soportar un temporal. Tampoco quiso ahondar en la hipótesis de que pudiera haber chocado con un objeto. En el mar "esas cosas ocurren", pero "todo esto es especulativo", afirmó Palau, que recordó que tras cada accidente se abre un expediente en la Comisión de accidentes marítimos, que será la que finalmente explique las causas.

A preguntas de a quién compete la responsabilidad de salir o no a faenar con un fuerte temporal, indicó que al patrón y al armador, que son quienes asumen la responsabilidad, e insistió en que ninguna autoridad cierra un puerto.