Miércoles, 4 de Mayo de 2011

Muere crucificado en el nombre de dios

Un taxista coreano muere en extrañas circunstancias, emulando la crucifixión de Jesús

PABLO OLIVEIRA Y SILVA ·04/05/2011 - 17:40h

Un taxista de Corea del Sur que aseguraba tener profundas creencias religiosas ha sido hallado muerto en una cruz, después de emular la crucifixión de Cristo, según apunta la policía de la provincia de Gyeongsang. El cuerpo del conductor de taxis de 58 años de edad fue encontrado el domingo en una cruz de madera en una cantera abandonada en la ciudad de Mungyeong, con clavos que atravesaban sus manos y sus pies hasta llegar a la superficie de madera.

La policía local apuntó que el hombre, vestido con ropa interior solamente y una corona de espinas, tenía una herida de arma blanca en la cintura derecha y varias marcas de latigazos, en lo que les parece una clara reconstrucción de la pasión y muerte de Cristo. La policía ha revelado que el apellido del fallecido es Kim y ha informado de que en el lugar de los hechos se encontraba un espejo frente a la cruz, donde el fallecido podía reflejarse crucificado, y otros elementos tales como un martillo, un taladro y un cuchillo. "Además, hemos encontrado en el lugar documentos que describen cómo construir una cruz y llevar a cabo una crucifixión", señaló uno de los policías a AFP. Aunque está en marcha un examen forense para determinar la causa de la muerte, la policía apuntó que podría deberse a la pérdida excesiva de sangre.

Kim ha sido descrito por sus vecinos como un hombre fascinado por el cristianismo y lo consideraban un fanático religioso. La policía aún está determinando si se suicidó o recibió ayuda por parte de otras personas. Incluso no han descartado la posibilidad de un asesinato. Los habitantes de Corea del Sur se reparten entre budistas (10 millones), protestantes (8,6 millones) y católicos (5,1 millones), aunque su población alcanza los 49 millones de personas, según cifras oficiales.