Martes, 15 de Enero de 2008

Habrá 300.000 empleos menos en la construcción

La Oficina Económica de Moncloa estima que otros sectores podrán compensar la pérdida

SUSANA R. ARENES ·15/01/2008 - 20:18h

Por cada casa que no se construya, se perderán 2,3 empleos.REYES SEDANO

El Gobierno ya ha calculado el impacto del parón constructor: se perderán más de 300.000 empleos en el sector en año y medio. Es la estimación que hizo ayer David Taguas, el director de la Oficina Económica de Moncloa, tras afirmar que por cada casa que no se construya habrá 2,3 puestos de trabajo menos. Tras llegar en 2007 a unas 700.000 viviendas iniciadas, este año se comenzarán unas 150.000 menos para acercarse a 500.000, según Taguas.

El cálculo es similar al realizado por las grandes inmobiliarias, que calculaban la pérdida de 2,4 empleos por cada casa sin edificar.

Taguas afirmó con vehemencia que esto no significa que se vaya a destruir empleo: "Nadie en el Gobierno ha dicho que el empleo vaya a caer". Otros sectores, como la industria, podrán compensar la pérdida, según dijo el economista a la prensa tras clausurar una jornada inmobiliaria de la asociación de promotores madrileños Asprima.

La desaceleración de la construcción (que restará seis décimas al crecimiento económico) es la "clave" sobre la que Moncloa ha preparado el presupuesto. La duración de lo que el director de la Oficina Económica califica como "ajuste inmobiliario" ya es más difícil de prever, "al menos tres trimestres", aventuró Taguas.

La crisis durará dos años

La banca, por su parte, cree que la crisis de oferta y demanda durará dos años, hasta 2009, cuando tocará fondo, para recuperarse en 2010, según dijo ayer en la jornada el jefe del Servicio de Estudios de BBVA, José Luis Escrivá. El banco ha estimado el impacto en el empleo en 100.000 puestos de trabajo en un año.

Mientras, los promotores pidieron ayer "colaboración" a la banca y a los partidos políticos para "buscar soluciones" que salven el bache, dijo José Manuel Galindo, presidente de Asprima. Diversos representantes del sector han pedido ayuda al Gobierno. A este respecto, Taguas aseguró que el Ejecutivo "apoyará" a los promotores, pero negó que las principales inmobiliarias hayan pedido a Moncloa interceder ante los bancos pese al mensaje del Gobierno de que no cerraran el grifo al sector inmobiliario.

Cuidado con el alza de sueldos

Taguas aprovechó los micrófonos para pedir a sindicatos y empresas que "en la negociación de rentas se tengan en cuenta expectativas de inflación", no el dato "puntual" y "transitorio" de 2007. "Debe evitarse a toda costa que la subida del IPC [del 4,2%] se traslade a las rentas" porque "perderíamos todos", añadió. En cuanto a la marcha de la economía, Taguas señaló que "hablar de recesión suena a chiste" cuando España creció en torno al 3,6% el último trimestre.

Sobre el enfrentamiento entre la constructora Sacyr y su filial francesa Eiffage, Taguas señaló que los Gobiernos galo y español desean "un acuerdo". El presidente de Sacyr, Luis del Rivero, retomó el lunes la negociación con Eiffage.

Renta Corporación: tres años para ganar lo mismo

Sigue el goteo de los ajustes que están anunciando las inmobiliarias por el parón del sector. Renta Corporación anunció ayer su nuevo plan estratégico 2008-2010 y tendrá que emplear esos tres años para ganar lo mismo que había previsto para 2007: en torno a 62 millones. La crisis de liquidez ha impedido varias ventas de inmuebles a Renta Corporación, controlada por Luis Hernández Cabanyes, y le ha estropeado el año recién terminado.

La empresa, en la que es vicepresidenta la ex ministra Anna Birulés, tuvo que rebajar a la mitad su previsión de beneficio anual, lo que provocó una caída en bolsa del 10% el día del anuncio. Ayer avanzó un 1,73%, pero en lo que va de año ha perdido un 35%. El antídoto contra la crisis: buscar clientes para vender sus promociones y edificios "en cualquier lugar del mundo" para elevar los ingresos fuera de España.

Noticias Relacionadas