Miércoles, 4 de Mayo de 2011

El fiscal mantiene la solicitud de 140 años para Susper y Laia por el atentado a Dubreil

EFE ·04/05/2011 - 12:11h

EFE - Fotografía del ex jefe del aparato militar de ETA Juan Ibón Fernández Iradi, "Susper". EFE/Archivo

El fiscal Pedro Rubira ha mantenido hoy su petición de 140 años de cárcel para los dirigentes etarras Ibon Fernández Iradi, "Susper", y Ainhoa García Montero, "Laia", como cooperadores necesarios en el atentado con coche-bomba en el que murieron dos trabajadores de la empresa Elektra de San Sebastián en 2001, y que estaba destinado al concejal del PSE-EE Iñaki Dubrueil.

En el juicio que hoy se ha celebrado ante la sección tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, presidida por Alfonso Guevara, tanto "Laia" como "Susper" se han negado a ser interrogados y, en concreto, Fernández Iradi ha dicho que no tenía "nada que declarar".

Según ha expuesto Rubira en su informe final, a pesar de que en otros dos juicios celebrados por este atentado los acusados resultaron absueltos, "respecto a 'Laia' y 'Susper' existen pruebas más que suficientes para lograr una sentencia condenatoria".

En su escrito de conclusiones, el fiscal, que también reclama una indemnización de 300.000 euros para las familias de los trabajadores asesinados, relata cómo García Montero, entonces integrante del 'comando Buruntza' junto a Fernández de Iradi, facilitó a la dirección de la banda la información necesaria para cometer el atentado.

Tras la negativa de los acusados a declarar, han comparecido como testigos las dos personas con las que "Susper" y "Laia" compartían piso en Ordicia (Guipúzcoa) -Ibon Urrestarazu y Alaitz Iturrioz-, que fueron absueltos por la Audiencia Nacional de colaborar en este atentado a pesar de que la Fiscalía había pedido para ellos 115 años de cárcel.

También han sido llamados a declarar los integrantes del "comando Buruntza" de ETA Ibon Etxezarreta y Jesús María Carrasco, que también fueron absueltos de este atentado en mayo de 2004 y que han asegurado que no recordaban nada de las declaraciones policiales que prestaron en las que hablaron de "Laia" y "Susper".

Acto seguido, ha comparecido Iñaki Dubreil que ha relatado que el atentado se produjo cuando llegó a Martutene desde Ordicia en el tren y en el momento en que cruzó la carretera para dirigirse a la empresa se produjo la explosión del coche-bomba.

A raíz del atentado, el edil, que ha explicado que tenía escolta desde diciembre de 2000 y que no tenía coche ni carné de conducir, le fue otorgada la incapacidad absoluta que hace un año le han cambiado por incapacidad total, por lo que el fiscal ha pedido que sea indemnizado con 21.000 euros por los acusados.

Los policías que han comparecido en la vista han recordado que el coche-bomba -un Renault 18 con matrículas dobladas de Bilbao- estaba compuesto por siete kilos de explosivo y fue activado con un radio-mando.

También han declarado los peritos que analizaron las huellas aparecidas en el piso que habitó "Laia" en Zizurquil y en el que se encontraron huellas suyas en un papel y un bote de laca, y un estudio caligráfico permitió reconocer su letra tras ser cotejadas 50 evidencias compuestas por 122 folios con una postal remitida por ella.

Fernández Iradi(conocido por sus "papeles", que han permitido la desarticulación de varios comandos de ETA) fue entregado a España en junio de 2010 tras ser detenido en Francia en diciembre de 2003 después de haber huido de la comisaría de Bayona el 21 de diciembre de 2002 (dos días después de haber sido detenido por primera vez), mientras que García Montero fue entregada en julio de 2009.