Martes, 15 de Enero de 2008

Apple lo intenta de nuevo con su televisión y presenta el portátil más delgado del mundo

El presidente de Apple, Steve Jobs, ha pronunciado su conferencia anual en MacWorld Expo (San Francisco), donde cada año presenta las novedades de la compañía.

PÚBLICO.es ·15/01/2008 - 20:35h

REUTERS / ROBERT GALBRAITH - Steve Jobs presentó el MacBook Air en San Francisco.

El espectáculo mediático comenzó con los resultados del iPhone, el teléfono móvil de Apple, que fueron presentados con orgullo por Jobs, quien afirmó que se han vendido cuatro millones de unidades y que la compañía se ha hecho con el 19,5% del mercado de teléfonos inteligentes de EEUU. Como acompañamiento a las cifras, Apple anunció un software que indicará dónde se encuentra el propietario del iPhone en Google Maps, además de nuevas aplicaciones para el iPod Touch.

Como novedades en cuanto a dispositivos, Jobs mostró el MacBook Air, el portátil que, según aseguró, es "el más delgado del mundo", lo que no quiere decir que sea el más ligero. Con un grosor de entre 4 y 19 milímetros, pantalla panorámica de 13,3 pulgadas y 1,3 kilos de peso, se venderá por 1.644 euros (1.799 dólares en EEUU). El MacBook Air utiliza procesadores Core 2 Duo de Intel, con una velocidad de 1,6 GHz que puede ampliarse a 1,8 GHz.

El portátil no incluye unidad óptica, denominada SuperDrive, que se comercializará por separado a 99 dólares (el precio en euros aún no ha sido facilitado) y que se tendrá que conectar a través del puerto USB. 

¿A la segunda? 

El vídeo se ha desvelado como una de las grandes apuestas de futuro para Apple. Jobs presentó, por un lado, la nueva versión de Apple TV, el dispositivo multimedia de la compañía para ver películas en la televisión. A ello se sumó el anuncio de un videoclub online, disponible en principio sólo en EEUU.

La compañía ofrecerá 1.000 películas (que estarán disponibles 30 días después de su salida en DVD) por 2,99 y 3,99 dólares en función de su fecha de lanzamiento, y 4,99 dólares si se adquiere en alta definición. Las películas podrán verse en los siguientes 30 días a su compra aunque, una vez iniciada la visualización, se dispondrá sólo de 24 horas para verla.