Martes, 3 de Mayo de 2011

"Ojalá repitamos la historia"

Pedrito, autor del gol del Barça, evoca la final de Wembley del 92

RUT VILAR ·03/05/2011 - 23:46h

A pesar de que el árbitro decidió prolongar el encuentro dos minutos, en el 90 la hinchada del Camp Nou dio por concluido el partido. Manel Vic, el speaker del estadio desde antes de que Xavi llegara a los alevines del club, anunció la entrada al campo de Abidal. Y la hinchada, en pie, celebró el retorno del francés como si fuera el segundo gol de su equipo.

Silbó entonces el final del encuentro De Bleeckere y Guardiola, exultante, lanzó un grito desgarrado al aire para celebrar el pase del Barcelona a la final de Wembley, donde el entrenador ganó su primera Copa de Europa, cuando aún vestía de corto.

"Ya no tengo fuerzas para más. Dejarnos disfrutar este gran momento"

"Hoy se acaba todo. Ya no tengo fuerzas para más. Dejarnos disfrutar este gran momento", solicitó el técnico, cuestionado por las quejas del Madrid sobre el árbitraje. "Teníamos enfrente uno de los mejores equipos de Europa, así que, si cabe, la celebración tendría que ser mayor", convino Andrés Iniesta.

Los jugadores del Barça festejaron la gesta formando un piña en medio del campo. Los besos corrían como en otras ocasiones el cava. Hasta que de nuevo Guardiola se los llevó a todos al círculo central, donde, agarrados por los hombros danzaron hacia un lado y el otro, como si bailaran una sardana gigantesca. También los mandó el entrenador a dar también la vuelta al ruedo, justo cuando por los marcadores del estadio se proyectaban algunas de las imágenes más importantes de la historia del club.

"Nuestros jugadores son maravillosos"

El gol de Komenan en Wembley, que significó la primera Copa de Europa para la entidad; el tanto de Messi en Roma, ese que marcó con la cabeza. Y de fondo, primero una animosa narración y luego los nuevos temas del cuarteto barcelonés Manel. En una esquinita del campo, Josep Maria Corbella, el utillero azulgrana (con tantos o más años en el Camp Nou como el speaker Manel Vic), reñía a Abidal al verlo pasear demasiado ligero de ropa. Andaba el francés en camiseta y pantalón corto y Txema le insistió para que se pusiera la chaqueta del chándal.

"Estoy muy feliz porque nuestros aficionados tuvieron un comportamiento muy cívico y ni la lluvia ha podido con ellos", espetó Sandro Rosell a la salida del palco. "Nuestros jugadores son maravillosos", continuó. Y, quizá recordando las populares palabras de Mourinho sobre el teatro de los azulgrana, abundó: "Nuestros futbolistas han sido los grandes actores de la noche de hoy".

"Ha ganado el fútbol y han triunfado los valores del Barça", concluyó el dirigente, feliz ante su primera final europea al frente del club catalán. La plantilla azulgrana seguía celebrando la clasificación para Wembley sobre el césped del estadio. Todos. Lesionados, suplentes, una docena de técnicos, los chavales del filial. El primero en marcharse fue Puyol que, con el torso desnudo, se refugió en el vestuario.

"Ha ganado el fútbol y han triunfado los valores del Barça"

Una vez más, el premio al azulgrana más expresivo se lo ganó Piqué, que regaló besos, abrazos y achuchones a diestro y siniestro. Pedrito reconoció también estar "muy alegre". El canario volvió a ver puerta en un partido trascendental para su equipo después de superar días de amargura por culpa de una dolorosa pubalgia.

"Ojalá repitamos la historia", deseó el delantero en referencia a la final del 92 que el Barça le ganó a la Sampdoria en el viejo Wembley. En el palco, otro de los allí presentes, Andoni Zubizarreta, pudo respirar tranquilo. "Cuando sobre el césped hay grandes jugadores, aunque no se acerquen a la portería tienes la sensación de que algo puede pasar", apuntó sobre el encuentro el director deportivo.