Miércoles, 4 de Mayo de 2011

España reforzará su seguridad en los países con más presencia de Al Qaeda

El GEO está listo para ampliar su dispositivo en las embajadas de Pakistán, Afganistán e Irak

PEDRO ÁGUEDA ·04/05/2011 - 00:05h

El Gobierno ya ha marcado con un círculo rojo los países que acogen intereses españoles y cuentan con una destacada presencia de Al Qaeda. Pakistán, Afganistán, Irak y los países del África musulmana son prioritarios en el análisis que realizan los ministerios de Interior, Defensa y Asuntos Exteriores y del que resultará esta semana un plan de refuerzo de la seguridad de las Embajadas y de recomendaciones a empresas y cooperantes españoles.

"Las próximas semanas y meses pueden ser delicados", admitió ayer el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Antes, había participado en la Moncloa en una reunión convocada por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, a la que también asistieron las titulares de Defensa, Carme Chacón, y de Exteriores, Trinidad Jiménez. En el análisis del Ejecutivo se incluyen dos variables: el nivel de amenaza que se cierne sobre el país que alberga los intereses españoles y el riesgo que corren directamente estos.

Otros agentes serán enviados a las legaciones del norte de África

Según fuentes implicadas en la seguridad exterior, el plan incluirá el envío de más agentes a embajadas que ya tienen policías destinados a la seguridad y, probablemente, la inauguración de nuevos dispositivos en otras legaciones diplomáticas que por ahora sólo cuentan con personal de seguridad local. El Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía se preparaba ayer en su base de Guadalajara para enviar refuerzos a las embajadas más conflictivas, donde ya hay presencia de los agentes de élite españoles: Afganistán, Pakistán e Irak,informaron a Público las citadas fuentes.

La amenaza de AQMI

La preocupación del Ejecutivo se extiende a África, principalmente al norte del continente. Allí opera Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI), que ya ha situado en el pasado a España entre sus objetivos. AQMI es la denominación que adoptaron en 2007 el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) argelino y otras bandas terroristas de la zona como el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), tras recibir la autorización de la cúpula de Al Qaeda que se ubica en Afganistán y Pakistán. El GICM reivindicó los atentados de Casablanca de mayo de 2003, que incluyeron objetivos españoles, y uno de los condenados por el 11-M, Hasan el Haski,es identificado en la sentencia como "dirigente" de este grupo terrorista.

El Gobierno está preocupado por la seguridad de los cooperantes

Las empresas españolas con intereses en los países afectados serán informadas de la situación que ha creado la muerte de Bin Laden, aunque en su gran mayoría se trata de grandes firmas que cuentan con importantes dispositivos de seguridad privada y analistas especializados en terrorismo. Son las ONG y los cooperantes el sector que más preocupa a los responsables de la seguridad española. Será la Secretaría de Estado de Cooperación quien les informará de los riesgos y les recomendará precauciones, aunque no se descarta que las Fuerzas de Seguridad impartan instrucciones precisas y protocolos de actuación a los miembros de estas organizaciones.

Una de las facciones deAQMI es la responsable del secuestro de tres cooperantes españoles en Mauritania el 29 de noviembre de 2010. Los secuestradores accedieron a poner en libertad a los cooperantes después del pago de un rescate y la excarcelación de uno de los participantesen el secuestro.

Las fuentes consultadas recuerdan que la amenaza de un atentado ordenado por la cúpula de Al Qaeda a cualquiera de sus franquicias para vengar la muerte de su líder afecta exclusivamente a Estados Unidos y sus intereses por el mundo, pero recuerdan que el riesgo de una acción de corte yihadista protagonizado por células locales ha crecido para cualquier objetivo occidental. Ahí se sitúa España, que ocupa, en el caso de África, un tercer nivel de riesgo, después de los estadounidenses y Francia, en máxima alerta ya antes de la muerte deOsama Bin Laden. El número dos de Interior, Antonio Camacho, protagonizó una gira por Mauritania, Malí y Níger la pasada semana con el terrorismo como punto principal de su agenda.

Por el momento, España no elevará dentro de sus fronteras el nivel 2 grado alto de su Alerta Antiterrorista (ver cuadro anexo). El Ministerio de Defensa ya ordenó el lunes a las misiones en el exterior extremar la autoprotección y el Ministerio de Asuntos Exteriores desaconsejó ayer, a través de su página web, viajar a Pakistán "por el elevado riesgo de terrorismo y violencia sectaria".

La escala de riesgo

El Plan de Prevención y Protección Antiterrorista español tiene cuatro niveles, de menor a mayor riesgo. Los países de la UE tienen planes similares, aunque el número de niveles aumenta hasta un máximo de ocho. Los criterios de aplicación son similares. 

NIVEL 1

RIESGO MEDIO

Existe un “riesgo potencial” de atentado terrorista.

FUERZAS IMPLICADAS

Policía, Guardia Civil, policías autonómicas, municipales y agentes de seguridad privada.

PUNTOS AFECTADOS

Vigilarán lugares de afluencia masiva, medios de transporte y otras infraestructuras críticas. 

 NIVEL 2

ACTUAL RIESGO ALTO

Hay un “riesgo probable” de atentado terrorista.

FUERZAS IMPLICADAS

A los efectivos del nivel 1 se suman dispositivos de servicio específicos.

PUNTOS AFECTADOS

Esos dispositivos especiales afectarán a los mismos puntos y eventos que en el nivel 1.

NIVEL 3

RIESGO MUY ALTO

El riesgo de sufrir un atentado terrorista es “altamente probable”.

FUERZAS IMPLICADAS

A los cuerpos policiales implicados en otros niveles se sumarán Unidades de Intervención (antidisturbios) y otras unidades especializadas. Se alertará a las Fuerzas Armadas para su eventual participación.

PUNTOS AFECTADOS

Se podrá restringir el acceso a infraestructuras amenazadas sólo al personal esencial.

 NIVEL 4

RIESGO EXTREMO

El riesgo de atentado terrorista resulta “inminente”.

FUERZAS IMPLICADAS

En este nivel de amenaza máxima se implican todas las Fuerzas de Seguridad afectadas por otros niveles y se suma el Equipo Policial de Apoyo ante Grandes Catástrofes Terroristas. Se podrá solicitar la intervención de las Fuerzas Armadas, como ocurrió tras los atentados del 11 de marzo.

PUNTOS AFECTADOS

Se incrementará o redirigirá al personal especializado a los lugares más críticos.