Martes, 3 de Mayo de 2011

Ciencia censura a Barbacid por "jugar con el dolor"

El director del CNIO acusa al Ministerio de no financiar tratamientos contra el cáncer de pulmón eficaces en ratones

 

MANUEL ANSEDE ·03/05/2011 - 23:45h

El bioquímico Mariano Barbacid ha sacudido a la comunidad científica al anunciar un mecanismo "que impide la aparición y el desarrollo del cáncer de pulmón", según tituló una nota de prensa, y al acusar al Ministerio de Ciencia de bloquear esta prometedora investigación secando sus fuentes de financiación.

El trabajo del equipo de Barbacid, director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha revelado que la inhibición de una proteína en ratones transgénicos que imitan los tumores humanos impide la aparición de un tipo de cáncer de pulmón inducido por unos genes, los llamados K-ras. Estos genes son culpables del 25% de los tumores malignos de pulmón, sobre todo en fumadores, según el CNIO. En España se detectan 20.000 casos de cáncer de pulmón cada año y una de cada cinco muertes por cáncer brota en este órgano.

«El éxito se ha convertido en frustración», denuncia el CNIO

En un comunicado, el CNIO afirmó  que, "desgraciadamente, el éxito de la investigación", publicada en la revista Cancer Cell, "se ha convertido en frustración". Según el centro, que se rige como una fundación pública, el Ministerio ha impedido "la llegada de financiación privada de hasta diez millones de euros, debido a un informe jurídico negativo de la Abogacía del Estado". Los servicios jurídicos consideran que la actual Ley de Fundaciones prohíbe la creación, junto a una empresa, de una Agrupación de Interés Económico para patentar los fármacos creados en el CNIO, como pretendía Barbacid, porque pondría en peligro el patrimonio de la fundación. Sin embargo, la ley permite crear sociedades anónimas o limitadas, opciones que el bioquímico no ve viables. La agrupación ofrece mayores ventajas fiscales para las empresas que pongan dinero.

"Falsas expectativas"

"No tiene sentido que haya inversores privados que quieran invertir diez millones de euros en este proyecto y la normativa no lo permita. Si aceptamos esto, luego no podremos quejarnos diciendo que no hay inversión privada en investigación en España", explicó por escrito el bioquímico a este diario. Según Barbacid, la empresa estadounidense Plexxikon, fundada en 2002 y que desarrolla inhibidores para otra proteína similar, acaba de ser comprada por 950 millones de dólares. "Esto resolvería la financiación del CNIO para los próximos 50 años. Merecería la pena intentarlo. Eso sí, siempre que haya voluntad política de hacerlo", lanza Barbacid.

El científico quiere crear un grupo con una empresa que no permite la ley

El Ministerio de Ciencia reaccionó ante estas acusaciones. En un duro comunicado, el departamento de Cristina Garmendia lamentó "las falsas expectativas" levantadas por Barbacid, "que él mismo ha denunciado en numerosas ocasiones y que juegan con el dolor y el miedo que produce esta enfermedad en la población". El propio científico matizó ligeramente por la tarde su primer anuncio al admitir que "no deja de tratarse de un modelo experimental", en ratones, que abre una nueva vía para "intentar inhibir" el desarrollo de un tipo de cáncer de pulmón. "No se deben anunciar hallazgos básicos realizados en ratones como si el paso a la curación en humanos fuese inmediato", censuró el Ministerio.

"Nos parece que está fuera de toda lógica creer que un Gobierno, del signo que fuese, sería capaz de detener una investigación con posibilidades terapéuticas contra el cáncer. Principalmente, porque un fármaco de este tipo tendría tal interés económico para las empresas farmacéuticas que lo desarrollarían sin necesidad de contar con apoyo estatal", contraatacó el Ministerio de Ciencia.