Martes, 3 de Mayo de 2011

Bin Laden iba desarmado cuando lo mataron a tiros

Los consejeros de Obama descartaron bombardear su residencia por el riesgo de causar víctimas civiles y quedarse sin pruebas de su muerte

ISABEL PIQUER ·03/05/2011 - 23:00h

ISABEL PIQUER - Restos del helicóptero militar estadounidense que se estrelló a las afueras del complejo de Bin Laden. efe

"Gerónimo ha muerto en combate". En el idioma de los comandos especiales, EKIA (Ennemy Killed in Action), Barack Obama y su equipo de seguridad nacional, entre ellos la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el titular de Defensa, Robert Gates, que seguían la operación desde la sala de crisis de la Casa Blanca, se enteraron así de la muerte de Bin Laden, por el nombre en clave del jefe apache.

Bin Laden "no estaba armado" cuando los comandos dispararon, reveló por primera vez el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, sin negar la primera versión de los hechos, según la cual el líder de Al Qaeda se había defendido y no había mostrado intención de rendirse. "Era una situación muy volátil, la gente que le rodeaba estaba disparando", argumentó Carney.

«Gerónimo' ha muerto en combate», anunció el comando de élite de EEUU

Su cadáver, trasladado al USS Carl Vincent, en el mar Arábigo, fue envuelto en un manto blanco, se le ataron unos lastres y, mientras se pronunciaban unas palabras rituales en árabe, se procedió a su sepelio marino.

Los medios estadounidenses han dado hoy más detalles sobre la misión que acabó con el líder de Al Qaeda. Datos a veces contradictorios (The New York Times hablaba ayer de 79 comandos, The Wall Street Journal sólo mencionaba dos docenas) que dan una imagen aún más apabullante de una misión altamente arriesgada que hubiera terminado en desastre y que de hecho no era la primera opción.

Otras opciones

Envuelto en una sábana blanca, con lastres en los pies, fue arrojado al mar

Los consejeros de Obama calibraron durante un momento bombardear el área, una posibilidad que se descartó ante el riesgo de causar muchas víctimas en el barrio donde se encontraba el recinto y sobre todo el riesgo de no poder conseguir pruebas fehacientes del fallecimiento de Bin Laden. "Hubiéramos tenido un cráter gigante y ningún cuerpo", dijo un responsable de los servicios de inteligencia.

A mediados de marzo, el mandatario estadounidense eligió enviar un comando. El almirante McRaven, veterano de este tipo de operaciones, fue el encargado de organizar la misión.

Pasadas las dos de la tarde del domingo, hora de Washington, con los ojos pegados a la pantalla que retransmitía imágenes satélite, Obama recibió la confirmación de la muerte de Bin Laden. The New York Times reproducía las frases de Leon Panetta, el director de la CIA, que iba a comentado los acontecimientos. "Han alcanzado el objetivo", "tienen contacto visual con Gerónimo", "Gerónimo ha muerto en acción", "lo tenemos".

Los dos helicópteros usados en la misión salieron de Jalalaba, en Afganistán

La Casa Blanca ha confirmado que fueron dos helicópteros, y no cuatro, los que salieron de Jalalabad, en Afganistán, para llevar a cabo la misión. En el recinto se encontraban una veintena de personas. The Wall Street Journal publicó el apodo del enlace que llevó a la pista de Bin Laden, Abu Ahmed al Kuwaiti, un correo cercano a dos presos de Guantánamo, entre ellos Khaled Sheik Mohamed, el presunto cerebro de los atentados del 11-S. En agosto, la CIA consiguió rastrearle hasta su casa, el recinto de Abbottabad.

Washington tenía muy claro un precedente que no quería repetir. La desastrosa operación de Somalia, en 1993, en el que las fuerzas rebeldes derribaron un helicóptero Black Hawk, durante la batalla de Mogadiscio.

Noticias Relacionadas