Martes, 3 de Mayo de 2011

La UE y el FMI discrepan sobre el programa de rescate de Portugal

Las discrepancias en la 'troika' se centran en el importe de la ayuda y en el plazo para la reducción del déficit

MARIO DIJISIN ·03/05/2011 - 21:47h

Los miembros de la misión de la Comisión Europea, BCE y FMI que está negociando las condiciones de la ayuda financiera a Portugal con las autoridades lusas mantienen notables diferencias sobre algunos aspectos esenciales del plan, que han provocado un retraso en su aprobación. Las discrepancias en la troika se centran en el importe de la ayuda y en el plazo para la reducción del déficit portugués. El FMI, por un lado, y la Comisión y el BCE, por otro, no coinciden en las cifras, que van desde los 60.000 a los 110.000 millones de euros. El organismo de Washington, que propone la cifra más pequeña, acepta ampliar los plazos para la reducción del déficit a fin de no castrar el crecimiento de Portugal; pero los representantes de Bruselas se muestran menos flexibles en este terreno, haciendo primar los criterios financieros sobre los económicos.

Se prevé, no obstante, que el acuerdo pueda cerrarse a final de semana. Los grupos de oposición de la izquierda, que representa un quinto de los votos del Parlamento y no aceptaron reunirse con la troika, califican de "farsa" la negociación con el Gobierno, donde la palabra final la tiene el FMI y "la señora Merkel en Berlín". El propio expresidente y padre de la democracia lusa, Mario Soares, reconoció  que Portugal "no tiene gran margen de maniobra", pese a lo cual recomienda no aceptar las recetas de la troika de forma "sumisa y sin discusión".

En esta postura, Soares no cuenta con el apoyo de su propio partido, el PS, pero es secundado por sindicatos y la izquierda marxista, aunque van más lejos, calificando la actitud del Gobierno y de los partidos de la derecha de "entregar" el país a los mercados internacionales.