Martes, 3 de Mayo de 2011

Encuentran a una conejita de Playboy momificada en California

La actriz Yvette Vickers, una de las primeras modelos de la revista erótica, llevaba muerta cerca de un año cuando su cuerpo fue descubierto

PABLO OLIVEIRA Y SILVA ·03/05/2011 - 19:25h

Yvette Vickers, una de las primeras modelos de Playboy, cuyos papeles como actriz fueron en películas de serie B como El ataque de la mujer de 50 pies y El Ataque de las sanguijuelas gigantes, ha sido encontrada muerta la semana pasada en su casa de Benedict Canyon en Los Angeles, California. Una vecina descubrió su cuerpo en una habitación de la planta superior de su vivienda en Westwanda Drive, el pasado 27 de abril. El cuerpo se encontró en estado de momificación, lo que sugiere que podría haber muerto hace casi un año, según apuntó la policía.

A Vickers, de 82 años, se la echaba de menos en el barrio en los últimos meses, pero los vecinos pensaban que se había ido a vivir con algún familiar en otro Estado debido a su avanzada edad. La causa oficial de la muerte aún no ha sido revelada, aunque la policía ha asegurado que no se apreciaba ningún signo de violencia. Vickers vivía en una casa de piedra y madera de los años 20 y que sirvió en numerosas ocasiones como escenario para alguna de sus sesiones fotográficas. Con el tiempo la casa se había convertido en una ruina y en algunos lugares estaba totalmente expuesta a la intemperie. Sin embargo, los propios investigadores aseguran que las condiciones ambientales y la temperatura en el interior de la casa han contribuido a que el cadáver esté en esas condiciones.

Susan Savage, la vecina que descubrió el cuerpo, que también fue actriz, asegura que tomó lo decisión de entrar en el domicilio de Vickers tras comprobar que las cartas se acumulaban en su buzón y "comenzaban a amarillear. Tuve un mal presentimiento". Al entrar en la casa descubrió el cuerpo en el suelo cerca de un teléfono inalámbrico, lo que parece apuntar a que la actriz intentó realizar una llamada antes del fatal desenlace. Savage asegura haber sabido de inmediato que se trataba de Vickers, "aunque los restos eran irreconocibles", apuntó.

Savage recuerda a la actriz como una mujer elegante que siempre utilizaba un ancho sombrero de paja, vestidos blancos, una larga cabellera rubia y "una cálida sonrisa". Su vecina asegura que se mantenía a sí misma económicamente y que le conocía varios amigos. "Era un espíritu muy independiente y hasta el final mantenía correspondencia con sus admiradores. Todos estamos consternados. Nadie merece un final así", concluye.