Martes, 3 de Mayo de 2011

El Papa aparta a un obispo favorable a la ordenación de las mujeres

El australiano William M. Morris también defendía ordenar a hombres casados, así como reconocer la validez de las órdenes anglicanas y luteranas

PÚBLICO.ES/EFE ·03/05/2011 - 13:21h

El obispo australiano William M. Morris cometió un terrible error: mostrarse favorable al sacerdocio femenino. Sus palabras, expresadas en una carta abierta a todos los católicos, le han costado el puesto según el National Catholic Reporter, que informa de que Benedicto XVI ha decidido relevar a Morris de su cargo como obispo de Toowoomba.

El propio Vaticano ha informado a través de un comunicado firmado este lunes 2 de mayo del cese del obispo, que seguirá en la diócesis como emérito, quien se mostró a favor de ordenar a hombres casados.

Morris acusa a la Iglesia de "centralismo y autoritarismo"

Pese a que no se ha dado una explicación a la destitución, en el pasado el Vaticano ya expresó su postura sobre la ordenación de las mujeres, al afirmar que Jesús eligió solo a los hombres para ser sus apóstoles y que la Iglesia no es libre para ordenar mujeres. 

Sin embargo, Morris no se ha marchado en silencio, ya que en declaraciones a la radio australiana ABC, ha asegurado que la Iglesia "hay un centralismo y un autoritarismo sigiloso". El ya exobispo ha recibido el apoyo de ocho sacerdotes de Toowoomba que aseguran que el prelado "no ha sido tratado con justicia ni con respeto". 

Morris se pronunció en ese polémico texto a favor de ordenar como sacerdotes a mujeres y a hombres casados, así como reconocer la validez de las órdenes anglicanas y luteranas, entre otras propuestas, aunque cree que su opinión ha sido malinterpretada.  El obispo de Toowoomba, que estuvo al frente de su diócesis por 18 años, manifestó que si bien no está "molesto" por la medida, consideró que no se le dio la oportunidad de explicar su postura.

Es la segunda vez que el Vaticano prescinde de un obispo con ideas similares

El prelado también explicó que él no necesariamente defiende estas propuestas pero cree firmemente en la necesidad de debatir tanto "sobre la ordenación de las mujeres como el control de la natalidad", así como todo lo que esté vinculado "con la vida de la comunidad o del mundo".

El obispo auxiliar de Brisbane, quien se encargará temporalmente de la diócesis de Toowoomba, felicitó, en un comunicado, la forma en la que Morris afrontó el caso del supuesto abuso sexual de un profesor de una escuela católica de más de una docena de niñas entre 2007 y 2008.

Para el vicario general de Toowoomba, Peter Dorfield, uno de los religiosos que firmó la carta de apoyo a Morris, este obispo ayudó a las familias de las víctimas que llevaron el caso a los tribunales. "Promovió la compasión y la justicia para esas familias", dijo Dorfield a la agencia local AAP, al enfatizar que el motivo de la salida de Morris parece trivial.

La salida de Morris se da dos años después de que la Iglesia tomó la misma medida con Peter Kennedy, ex sacerdote de la ciudad australiana de Brisbane quien se mostró a favor de ordenar a mujeres y de las uniones homosexuales.