Martes, 3 de Mayo de 2011

Patxi López confía en que el Constitucional "garantice" los derechos de Bildu

El PNV y el Gobierno se dan "un margen" y esperarán al fallo del AltoTribunal para recuperar "la sintonía"

GUILLERMO MALAINA ·03/05/2011 - 12:59h

El lehendakari, Patxi López, dio hoy un paso adelante en una medida declaración sobre Bildu a favor de que el Tribunal Constitucional (TC) "garantice" los derechos de los candidatos que rechacen el uso de la violencia en esta coalición, integrada por EA, Alternatiba e independientes abertzales.

Patxi López quiso enviar este mensaje, respaldado por los miembros de su gabinete, en una comparecencia convocada con motivo del segundo aniversario de su investidura como jefe del Ejecutivo vasco. "Y, evidentemente, hoy uno no puede comparecer y no referirse a la sentencia [del Supremo] sobre Bildu", afirmó.

La declaración del lehendakari, la víspera de que el recurso de amparo de Bildu llegue hoy mismo a la mesa del TC para intentar estar el 22-M en las urnas, obedece a su absoluto convencimiento de que la percepción que se tiene sobre este caso en Madrid no es la misma que tiene la mayoría de la sociedad y las fuerzas políticas en el País Vasco.

Tanto el Partido Socialista de Euskadi (PSE) como el Gobierno vasco habían puesto los últimos días el acento de su discurso en la necesidad de respetar y acatar las decisiones que tomen los tribunales sobre Bildu. Sin embargo, también son conscientes de que no pueden permanecer inmóviles ante la amenaza que pesa sobre dos partidos como EA y Alternatiba, cuya trayectoria democrática cuenta con el reconocimiento de la inmensa mayoría de la sociedad vasca.

"No hay nada definitivo"

"Falta por conocer la decisión del TC y, por lo tanto, no hay nada definitivo. Pero, mantengo mi convencimiento y mi seguridad de que ni EA ni Alternatiba, ni están al servicio, ni forman parte de la estrategia de ETA", aseguró Patxi López.

Preguntado sobre si esta defensa choca con las tesis defendidas en sus recursos por la Abogacía del Estado y el Ministerio Fiscal, el lehendakari contestó, de modo significativo, que eso le da "igual" y apeló en su respuesta precisamente al sentimiento generalizado de la sociedad vasca acerca de que EA y Alternatiba "ni están al servicio ni forman parte de la estrategia de ETA".

"Seguramente podían haber sido más exigentes con la izquierda abertzale, en la obligación que tiene ese mundo de romper definitivamente sus vínculos con la violencia, pero hay muchos hombres y mujeres en esas candidaturas que tienen una trayectoria, personal y política, con un inequívoco compromiso democrático y de oposición a la violencia", afirmó. Y, acto seguido, agregó: "Por lo tanto, hay que esperar la decisión del TC, que es garante de los derechos de todos los ciudadanos (de estos también), y ver cómo solventa esta situación para que, efectivamente, se garanticen sus derechos".

Con este mensaje, el lehendakari marcó un discurso propio, como ya hizo ante el procesamiento de Sortu en el TS, a la vista de la evolución seguida en aquel caso por la izquierda abertzale ilegalizada hasta que certificó, en la presentación de sus nuevos estatutos, el 7 de febrero, el rechazo a la violencia, incluida la de ETA. El Ejecutivo vasco mantiene que no se puede asistir a toda esta situación como si nada ocurriera y que es necesario animar esos pasos sin dejar por ello de ser cautelosos.

Como dijo semanas atrás sobre Sortu, Patxi López contestó además que no tendrá problema alguno en reunirse con Bildu cuando sea legal.

Malestar con el PNV

En esta coyuntura, el lehendakari también mostró su malestar por la decisión anunciada la víspera por el PNV de poner en "suspenso" su apoyo a las nuevas iniciativas del Gobierno de Zapatero por haber avalado la impugnación de las candidaturas de Bildu. "¿Qué hubiera hecho Urkullu si sus Fuerzas de Seguridad le trasladan unos informes? ¿Guardarlos en un cajón? El Gobierno ha puesto estos informes a disposición de la Justicia. Eso es lógico en democracia y esconder las cosas en un cajón será cosa de otros tiempos o de los que entienden la política de otra manera", criticó.

El portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka, aclaró, por su parte, que para que su partido vuelva a confiar en el Ejecutivo de Zapatero se deberán dar dos requisitos: el primero es una sentencia del Tribunal Constitucional favorable a Bildu, y el segundo radica en un "cambio" en la política del Gobierno sobre los pasos a dar para la pacificación y la normalización de Euskadi: "Si no, no va a tener nuestra confianza en absoluto".

En una entrevista en TVE, el portavoz del PNV en el Congreso afirmó que, cuando llegaron a un acuerdo sobre los Presupuestos de este año, el PNV le daba también un tiempo para lograr la estabilidad no sólo económica, sino también política. "El compromiso era actuar en sintonía y en respuesta a estos nuevos desafíos y retos que nos plantea el nuevo escenario político en Euskadi", dijo, tras acusar al Gobierno de "incumplir" ese pacto, ahora con la impugnación de las listas de Bildu, "al más rancio estilo Acebes, con un discurso simplón de que todo es ETA".

Erkoreka también aclaró que el PNV ha puesto en "suspenso" su apoyo a "nuevas iniciativas" y que esto no significa la ruptura de relaciones con el Ejecutivo: "Romper relaciones significaría que las rompemos definitivamente y que no vamos a tratar con el Gobierno ningún asunto. Esto, en una institución parlamentaria, sería inconcebible".

Mientras, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que, con independencia de la actitud que adopte el PNV, el Ejecutivo "no va a suspender" el diálogo con este partido, sino que lo va a "intentar acentuar". "Hay quien quiere ir más deprisa [sobre Bildu], otros que pensamos que hay que ir más despacio, tentándonos mucho la ropa", precisó, informa Óscar L. Fonseca.

Mientras, interrogado sobre la posibilidad de ejercer de socio estable del PSOE en el Congreso, Artur Mas, presidente de CiU, se mostró escéptico y descartó un "viraje" en su postura. Manifestó que "no tendría sentido" hacer un "cambio de 180 grados". "No tenemos ninguna ligazón ni ningún condicionamiento con el Gobierno central", aseguró, aunque admitió que le darán su apoyo "cuando interese a Catalunya", informa Albert Vidal.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, rechazó especular sobre el futuro de Bildu porque, advirtió al PNV, el Gobierno debe mantener "un profundo respeto" a las decisiones judiciales. Fue su respuesta en el pleno del Senado al parlamentario vasco Iñaki Anasagasti, que aprovechó una pregunta sobre política exterior para pedir que Bildu pueda presentarse a las elecciones del 22-M al considerar que se ha cumplido "a rajatabla" la Ley de Partidos, informa Efe.

En este contexto, hoy surgió una voz crítica en el seno del Grupo Parlamentario Socialista. El diputado Juan Antonio Barrio, portavoz de Izquierda Socialista, se preguntó ante sus compañeros por qué se han impugnado todas las listas de Bildu y no se hizo con ANV. Sugirió que quizás se esté "sobreactuando" en este tema.

Por su parte, el PP difundió hoy un argumentario en el que instaba a sus cargos a solicitar al PSOE explicaciones sobre si "el pacto con el PNV" incluía "el impulso político a la izquierda abertzale". También insisten en que Zapatero debe aclarar si comparte la "postura de sus dirigentes en Catalunya y País Vasco sobre la sentencia de Bildu".

 

Noticias Relacionadas