Martes, 3 de Mayo de 2011

Pakistán se desmarca de la muerte de Bin Laden

El hecho de que el jefe de Al Qaeda viviera cómodamente en el país, amenaza con enturbiar las relaciones con Estados Unidos.

REUTERS ·03/05/2011 - 08:58h

AAMIR QURESHI / AFP PHOTO - Varios agentes paquistaníes observan la residencia de Bin Laden en al ciudad de Abbottabad.

El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, reconoció por primera vez este martes que sus fuerzas de seguridad fueron excluidas de la operación estadounidense que terminó con la vida de Osama Bin Laden

Es decir, ningún soldado paquistaní intervino en la muerte del terrorista más buscado de los últimos años. La colaboración se limitó a labores de información e inteligencia, según confirmó este martes a EFE un alto cargo del ISI, la Agencia de Inteligencia de Pakistán, sin precisar si fue decisiva para lanzar el ataque o para conocer el paradero de Bin Laden. Ese alto cargo se cuidó muy mucho de negar que fuerzas de Pakistán participaran en la operación que acabó con la vida del líder de Al Qaeda.

Y es que Pakistán quiere desmarcarse de la muerte física de Bin Laden, al tiempo que intenta justificar ante Estados Unidos cómo Bin Laden udo vivir cómodamente durante años cerca de Islamabad. El presidente Zardari hizo poco por disipar los detalles sobre esa cuestión, que por cierto no es menor en las relaciones entre ambos países: la revelación de que Bin Laden habitaba en un complejo en la ciudad de Abbottabad, ciudad que contiene una guarnición militar, amenaza con empeorar los lazos de Estados Unidos con Pakistán.

"No estaba en un lugar donde habríamos anticipado que estaría, pero ahora ha desaparecido", escribió Zardari en una columna de opinión publicada en The Washington Post, sin ofrecer más respuestas contra las acusaciones de que sus servicios de seguridad deberían haber sabido dónde se ocultaba bin Laden.

"Aunque los hechos del domingo no fueron una operación conjunta, una década de cooperación y sociedad entre Estados Unidos y Pakistán condujeron a la eliminación de Osama Bin Laden como una amenaza continua para el mundo civilizado", agregó.

 Este es el primer comentario público de un líder paquistaní civil o militar sobre la incursión de un equipo de asalto estadounidense contra el complejo de Bin Laden.

Algunos congresistas estadounidenses se preguntaban cómo era posible que el terrorista viviera en un área habitada cerca de una academia de entrenamiento militar sin que ninguna autoridad supiera o autorizara su presencia.

Agregaron que era el momento de revisar los miles de millones de dólares en ayuda que Washington envía a Pakistán.

"Nuestro Gobierno están con problemas fiscales. Hacer contribuciones a un país que no va a ayudar completamente es un problema para muchos", dijo la presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, Dianne Feinstein.

El Gobierno estadounidense está considerando si difunde una foto del cadáver de Bin Laden   

La Casa Blanca reconoció que había buenas razones para que los congresistas estadounidenses, que ya dudaban de la cooperación de Pakistán contra Al Qaeda, exijan saber si Bin Laden se había estado "ocultando a plena vista" y que planteen preguntas sobre la ayuda estadounidense a Islamabad.

El refugio de Bin Laden, construido en 2005, era casi ocho veces más grande que las otras residencias cercanas.

Con sus muros de 3 a 5 metros cubiertos con alambre de púas, muros internos para privacidad extra, y acceso controlado a través de dos puertas de seguridad, parecía el complejo de un hombre poderoso.

John Brennan, destacado asesor de Barack Obama en temas relacionados con el terrorismo, dijo que era "inconcebible que Bin Laden no haya tenido un sistema de apoyo en el país que le haya permitido estar ahí durante un período extendido de tiempo".

El Gobierno estadounidense está considerando si difunde una foto del cadáver de Bin Laden como prueba de su muerte. También existe un vídeo del entierro marítimo pero no está claro si se revelará, dijo un responsable estadounidense.

Noticias Relacionadas