Martes, 3 de Mayo de 2011

El efecto Bin Laden se diluye en los mercados mundiales

El Santander lleva a pérdidas al Ibex 35 y el euro continua su escalada alcista

PILAR BLÁZQUEZ ·03/05/2011 - 01:00h

La Bolsa de Frankfurt, la más alcista de Europa. afp

Parecía que la noticia de la muerte de Bin Laden iba a inyectar fuerza para una potente subida en las bolsas, pero a medida que avanzó la sesión el efecto se fue disipando. Al final, los principales índices bursátiles cerraron casi planos. "Su muerte no significa que se acaban los riesgos que él representaba", explica Gonzalo Lardiés, gestor de BPI.

La Bolsas de Frankfurt y París se anotaron unas ligeras subidas del 0,18% y un 0,05% respectivamente, mientras Londres permaneció cerrado por festivo. En España, el Ibex 35 cerró con un ligero retroceso del 0,01%, hasta los 10.875 puntos, especialmente por la debilidad de Banco Santander. "Las acciones de la entidad presidida por Emilio Botín cayeron un 0,25%, arrastradas porque el efecto negativo que tradicionalmente tiene el reparto de dividendos que tuvo lugar ayer", según Lardiés.

En Wall Street, el cierre también fue plano. No hubo tanta tranquilidad en el mercado de materias primas. Nada más conocerse la muerte de Bin Laden, los futuros del petróleo europeo llegaron a caer más de un 2%; pero el rumor, después desmentido, de un posible ataque a Irán y el estado de alerta ante posibles represalias volvieron a impulsar la cotización, hasta los 125 dólares barril en los que terminó la sesión. El mismo viaje de ida y vuelta hizo la cotización del oro. Tras caer más de un 2%, cerró casi en el mismo nivel en que había comenzado la sesión, los 1.559 dólares la onza.

La plata dio más que hablar. Se desplomó un 11% en lo que en un principio se pensó que era un nuevo error de las máquinas de trading. "Pero la realidad es que se han modificado al alza las garantías exigidas para especular con este metal", explica Lardiés. La plata cerró con una caída del 4%, hasta los 46 dólares por onza.

Mientras, el euro continuó con su tendencia alcista hasta los 1,49 dólares, a pesar de que los analistas insisten en destacar que el riesgo de la periferia del euro todavía sigue muy alto. Para España, el diferencial del bono español con el alemán apenas se movió de los 203 puntos .

Noticias Relacionadas