Martes, 3 de Mayo de 2011

"Apenas habrá cambios en la guerra afgana"

Un capitán de las tropas de la OTAN resta importancia a la noticia

ANTONIO PAMPLIEGA ·03/05/2011 - 08:10h

"Hemos perdido a miles de soldados en la guerra de Afganistán y cada día estamos más fuertes. La muerte de Bin Laden nos dará más fuerzas para seguir luchando contra los infieles", señalaba, tras conocer la noticia, uno de los comandantes talibanes que logró escapar de la prisión de Kandahar, en el sur afgano. "En los países islámicos Bin Laden era una persona respetada. Espero que los musulmanes se unan después de su asesinato y luchen ferozmente contra los americanos", añadió, en declaraciones al diario británico The Guardian.

Pese al llamamiento a la venganza de los cabecillas talibanes, militares y políticos en Afganistán coinciden en que la ejecución del fundador de Al Qaeda tendrá un impacto casi nulo aquí. "Apenas se notará, excepto por algún atentado esporádico lanzado por los talibanes a modo de venganza. La presencia de Al Qaeda es prácticamente inexistente en Afganistán y se reduce a sitios muy concretos en la frontera afgano-pakistaní", afirmó a Público el capitán de la fuerza área británica, Roger Stoke.

"La insurgencia no defiende el terror global, lucha para expulsar al infiel"

Es la insurgencia local la que lleva el peso de la guerra en Afganistán y no Al Qaeda,ya que sus fuentes de financiación proceden del opio que se cultiva en las provincias sureñas. "Los insurgentes que luchan en Helmand o Kandahar ni siquiera han oído hablar de Osama o Al Qaeda. Los motivos por los que empuñan sus armas son otros, y no la defensa del terrorismo global. Luchan para expulsar al infiel de su país, lo mismo que pasó cuando estuvieron los soviéticos aquí", confirma el capitán británico.

Aunque si hay un lugar en el mundo vinculado al nombre de Bin Laden, ese es Afganistán. Desde hace años los servicios de inteligencia situaban a la cúpula de la red terrorista en Pakistán, tal y como se ha confirmado.

La población afgana se preguntaba ayer si las tropas de EEUU acelerarán ahora la salida del país, que tiene previsto empezar este verano. "La generación más joven de los talibanes empieza a hacerse con el poder y constituye la mayor parte de la insurgencia. Ideológicamente no son muy diferentes de Al Qaeda. La OTAN debe permanecer en Afganistán para seguir combatiéndolos porque la amenaza aún está aquí", señala el asesor afgano Ahmed Wali Masud.

Noticias Relacionadas