Martes, 3 de Mayo de 2011

España teme una reacción de células yihadistas locales

El Gobierno, pese a ello considera suficiente el nivel de alerta antiterrorista

PEDRO ÁGUEDA ·03/05/2011 - 08:20h

El vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la rueda de prensa de ayer en Moncloa. marta jara

La amenaza de que la cúpula de Al Qaeda ordene un atentado para vengar la muerte de Osama Bin Laden afecta en exclusiva a Estados Unidos y sus intereses. Pero el riesgo de que cualquier islamista radical encuentre una motivación extra en la noticia y actúe por su cuenta se extiende hoy ya por todo Occidente, incluida España. Este es el análisis que hacían ayer los servicios de información españoles y es, a partir de ella, que el Gobierno ha decidido mantener el Nivel 2 Alto del Plan de Prevención y Protección Anti-terrorista, vigente antes de que se conociera el fallecimiento de Osama Bin Laden a manos estadounidenses.

En consecuencia, los españoles no notarán un aumento de la presencia policial en las calles, ni siquiera en los lugares o acontecimientos "sensibles". En estos ya se aplicaba la especial protección del Nivel 2 Alto, grado que frecuentemente alcanza España por la amenaza de ETA y que se instauró por última vez en noviembre, al hallarse explosivos en dos aviones de otros países rumbo a Estados Unidos. Son precisamente los medios de transporte, las centrales de energía, los grandes depósitos y cualquier acontecimiento que reúna a un número destacado de personas los objetos de especial protección en este nivel de alerta. El cuarto es el máximo, pero el 2 ya prevé el "riesgo probable" de atentado terrorista.

La Policía destaca que es EEUU quien sufre la amenaza directa

Para enfrentarse a ese aumento del riesgo de actuación por parte de células locales, España cuenta con los instrumentos que se pusieron en marcha después del 11-M. Si antes de los atentados de Madrid el número de agentes que combatían el terrorismo islamista rondaba el centenar, esa cifra hoy se ha multiplicado al menos por doce. Desde entonces, las Fuerzas de Seguridad no han hallado explosivo, ni armas en las redadas, pero independientemente, el control policial de los círculos extremistas no ha disminuido.

"No se pueden descartar represalias", afirmó ayer el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. La preocupación de los mandos antiterroristas consultados por Público se centra en la posible activación de una célula local en territorio español, así como en el riesgo que corren las tropas en el exterior. En este sentido, el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), general del Aire José Julio Rodríguez, dio ayer instrucciones a los contingentes españoles desplegados en misiones en el exterior para que extremen las medidas de autoprotección. Para hoy, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha convocado a Rubalcaba y a las ministras de Exteriores y Defensa a una reunión en Moncloa.

Al Qaeda, en el 11-M

Defensa extrema la autoprotección en las misiones del extranjero

Uno de los grupos locales que preocupan a los expertos fue el autor de los atentados de Madrid. Pero con una característica clave: entre sus miembros se encontraba una importante pieza de Al Qaeda a nivel mundial, Amer el Azizi. El marroquí ya había huido de la desarticulación de la primera célula de Al Qaeda detectada en España, a finales de 2001, dando cuenta de la relevancia que para la cúpula de la red ha tenido siempre este país. Reclutó a El Tunecino, uno de los líderes de la célula de Madrid, y participó en los preparativos del 11-M. De hecho, Azizi, alias Otman el Andalusí, aparece mencionado en 141 de los 241 tomos del sumario.

Azizi acabó sus días como mano derecha del jefe de operaciones externas de Al Qaeda, Hamza Rabia, juntoal que murió en la región paquistaní de Waziristán del Norte el 1 de diciembre de 2005, según admitió después la propia red terrorista. Azizi también participó en la reu-nión de Estambul de febrero de 2002 en la que distintos grupos que hoy integran Al Qaeda para el Magreb Islámico (AQMI) acordaron, con la autorización de la cúpula de Al Qaeda, atentar en los territorios donde operaban, incluidos los países europeos. "Al Qaeda tiene franquicias de enorme auto-nomía funcional", explicó ayer en su comparecencia Rubalcaba. "Tenemos una muy cerca: Al Qaeda en el Magreb Islámico", añadió el vicepresidente, según informa Juanma Romero.

Pero las fuentes consultadas por este periódico descartan una orden para atentar contra España o sus intereses desde la cúpula de Al Qaeda y reservan esa amenaza a EEUU. Las células locales pueden contar con una motivación extra en la muerte de Bin Laden, que se suman a la histórica reivindicación del Al Andalus, de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y a la presencia de las Fuerzas Armadas en conflictos de países árabes.

Noticias Relacionadas