Lunes, 2 de Mayo de 2011

La ONU afirma que la muerte de Bin Laden es un "hito" en la lucha antiterrorista

EFE ·02/05/2011 - 18:01h

EFE - En la imagen, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. EFE/Archivo

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró hoy que la muerte de Osama bin Laden, cerebro de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, es un "hito" en la lucha contra el terrorismo internacional.

"La muerte de Osama Bin Laden anunciada por el presidente (Barack) Obama marca un hito en la lucha común contra el terrorismo", aseguró Ban, quien recordó que "los crímenes de Al Qaeda han provocado la muerte a miles de mujeres, hombres y niños", y reiteró la condena de la ONU a "cualquier forma de terrorismo".

El máximo responsable de Naciones Unidas recordó en declaraciones a la prensa que los actos de esa organización terrorista afectaron a "muchos continentes" y reiteró así la "condena en los términos más enérgicos" por parte del organismo internacional del "terrorismo en todas sus formas, independientemente de su propósito".

"Naciones Unidas seguirá adelante con la lucha contra el terrorismo. La ONU continuará liderando la campaña (contra el terrorismo) junto a los líderes mundiales", aseveró el diplomático surcoreano.

Ban indicó que el mundo se encuentra en "un día para recordar a las víctimas y sus familias, en Estados Unidos y en todo el mundo" y recordó que vivió de cerca el día de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono, ya que aquella mañana de septiembre de hace diez años se encontraba en Nueva York.

"Personalmente me siento muy aliviado ante la noticia de que se ha hecho justicia con ese cerebro del terrorismo internacional", añadió Ban, quien felicitó "por su trabajo y decidido compromiso" a las "muchas personas en el mundo que luchan por erradicar al terrorismo".

El máximo responsable de la ONU recordó además que la Asamblea General del organismo ha adoptado "una estrategia antiterrorista global, sobre cuya base seguiremos trabajando junto a los Estados miembros de Naciones Unidas para acabar completamente con el terrorismo internacional".

Poco después de que Ban hablara, su portavoz, Martin Nesirky, explicó en una conferencia de prensa que la muerte de Bin Laden no afectará a la estrategia actual de la ONU en Afganistán y recordó que la apuesta del organismo es "encontrar una solución política al conflicto" en el país asiático.

"Los talibanes y otros terroristas tienen ahora una oportunidad para apartarse del camino de la violencia y encaminarse en el de la paz", aseguró Nesirky, quien subrayó que "el coste en vidas y sufrimiento es ya demasiado alto para el pueblo afgano".

El portavoz del organismo recordó, además, que, "tal como mandó el Consejo de Seguridad", la ONU seguirá apoyando las labores en busca de la paz lideradas por las autoridades afganas.

Soldados estadounidenses mataron el domingo a Bin Laden en una mansión de tres plantas, valorada en un millón de dólares y ubicada no lejos de la prestigiosa academia militar de Kakul, centro de formación de los cuadros del Ejército de Pakistán.

Poco después, en una alocución desde la Casa Blanca en torno a las 23.30 horas locales del domingo (03.30 GMT del lunes), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, informó de que Bin Laden murió en Pakistán en un ataque conducido por "un pequeño grupo" estadounidense, en el que, tras un intercambio de fuego, se hizo con el cuerpo del terrorista.

Fuentes de la Administración estadounidense aseguraron a medios locales que el cadáver del líder de Al Qaeda había sido lanzado al mar tras comprobarse su identidad, y que esta decisión respondía a las costumbres islámicas, algo que sin embargo contradice la "sharia" (ley islámica) según otras voces.