Lunes, 2 de Mayo de 2011

Afroamericanos con cáncer de hígado reciben pocos trasplantes

Reuters ·02/05/2011 - 19:20h

Por Janice M. Horowitz

Los afroamericanos con cáncer de hígado son menos propensos que los blancos a recibir un trasplante.

Y esa brecha, según un estudio realizado en Estados Unidos y publicado en la revista Cancer, no varió en una década.

"Ese tratamiento es costoso, de alta tecnología y cada vez es más demandado, que son los factores perfectos de una tormenta que genera las disparidades en la atención", dijo el autor principal, doctor Anthony Robbins, de la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

El cáncer de hígado es una enfermedad brutal, a la que sobrevive apenas uno de cada siete estadounidenses a los cinco años del diagnóstico.

La padece uno de cada 100 hombres de Estados Unidos y las mujeres tienen menos de un 50 por ciento de posibilidad de desarrollarla, según la entidad.

El equipo de Robbins analizó los registros de hospitales estadounidenses sobre más de 7.700 pacientes a los que se les había diagnosticado cáncer hepático entre 1998 y el 2007.

Todos tenían la forma más común de la enfermedad: carcinoma hepatocelular, que afecta al 80 por ciento de los pacientes. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), la hepatitis B y C están detrás de la mayoría de ese tipo de cáncer.

El equipo observó que, en la primera mitad del estudio, los pacientes blancos tenían un 30 por ciento de posibilidad de recibir un hígado nuevo, comparado con apenas el 15 por ciento identificado para los afroamericanos.

Mientras que esas posibilidades crecieron durante los cinco años siguientes, las diferencias se mantuvieron.

Al tener en cuenta cuán rápido morían los pacientes (algunos habían muerto antes de poder recibir el hígado), los afroamericanos eran un 36 por ciento menos propensos que los blancos a recibir el trasplante y un 36 por ciento más propensos a morir dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico.

Pero cuando se los incluía en la lista de espera del trasplante, la brecha se cerraba y tenían la misma probabilidad de sobrevivir que los blancos.

"Tras tanto esfuerzo y sensibilidad para resolver estos problemas, la disparidad se mantiene", dijo el autor. Para él, "el motivo principal es la diferencia en el acceso a la atención en los primeros estadios de la enfermedad por problemas del seguro de salud. Y todo eso debe cambiar".

El costo promedio de una cirugía más el primer año de cargos médicos alcanza los casi 450.000 dólares.

El estudio comparó también otras etnias y el equipo halló una pequeña diferencia en la cantidad de trasplantes hepáticos entre blancos e hispanos.

Los asiáticos, en tanto, tuvieron un 19 por ciento de posibilidad de recibir un hígado nuevo en la primera mitad del estudio y un 24 por ciento durante los cinco años posteriores. Mientras que esa cifra fue mucho más baja que en los blancos, su enfermedad tendió a no ser tan devastadora ni demandar un trasplante en primer lugar.

El doctor Andre Dick, cirujano especializado en trasplantes del Hospital de Niños de Seattle y que no participó del estudio, consideró que los resultados son importantes.

"Esto demuestra que llegar a la lista de espera es importante y que es allí donde las disparidades reales siguen apareciendo. La pregunta es cómo las superamos", dijo Dick a Reuters Health.

FUENTE: Cancer, online 29 de marzo del 2011