Lunes, 2 de Mayo de 2011

Los niños de áreas rurales tienen más asma y usan menos remedios

Reuters ·02/05/2011 - 18:17h

Por Amy Norton

Un nuevo estudio sugiere que el asma es un problema mucho más grande en los niños de zonas rurales que en los de las grandes ciudades.

Según datos de 117.000 niños estadounidenses de Tennessee afiliados a Medicaid, un equipo halló que el 13 por ciento de los niños de zonas rurales tenía asma, una cantidad superior al 11 por ciento en áreas urbanas.

Es más: los niños de zonas rurales eran menos propensos que el resto a utilizar corticosteroides inhalables, que permiten controlar el asma y evitar las crisis.

A un tercio de los niños asmáticos del estudio se le había recetado un esteroide inhalable, pero esa receta se utilizaba uno o dos meses al año.

"Sabemos que el asma es un problema en los niños que viven en las ciudades de Estados Unidos, pero también lo es en los niños pobres que viven en el campo", dijo el autor principal, doctor Robert S. Valet, de la Escuela de Medicina de la Vanderbilt University en Nashville.

Ese bajo nivel de uso de las recetas de los esteroides inhalables, sin importar el lugar de residencia de los niños, fue una sorpresa. "Aumentar la adherencia a esos fármacos es la mayor oportunidad que tenemos para mejorar el control del asma en los niños de la ciudad y del campo que asiste Medicaid", dijo Valet.

Los resultados, publicados en Annals of Allergy, Asthma & Immunology, surgen de las historias clínicas de 117.080 niños de Tennessee afiliados a Medicaid. Al 11 por ciento de los niños de zonas urbanas, al 12 por ciento de los de zonas suburbanas y al 13 por ciento que vivía en zonas rurales se les había diagnosticado asma entre los 4 y 5 años y medio.

Al analizar el acceso a los corticosteroides inhalables, se les había recetado el fármaco al 31 por ciento de los niños de zonas urbanas, al 32 por ciento de los de áreas suburbanas y al 35 por ciento de los niños que vivían en el campo.

Valet advirtió que una gran proporción de los niños de Tennessee pertenecían a Medicaid, incluido el 41 por ciento de los niños de zonas rurales. Esto, dijo, hace que los resultados sean representativos de los niños de áreas urbanas y rurales del estado.

Se desconoce por qué la tasa de asma infantil es más alta en el campo que en la ciudad. Valet lo atribuyó posiblemente a las altas tasas de tabaquismo materno y bronquiolitis, una infección pulmonar que afecta principalmente a los bebés.

En el 35 por ciento de los niños de zonas rurales, la madre había fumado en el embarazo, comparado con el 16 por ciento de los niños de áreas urbanas.

Y el 22 por ciento de los niños del campo había tenido bronquiolitis, comparado con el 17 por ciento de los de la ciudad.

Las familias rurales también eran más propensas a haber recorrido grandes distancias para lograr atención médica y no podrían consultar a un especialista en alergia y asma infantil, lo que explicaría por qué esos niños son menos propensos a estar usando corticosteroides.

En esos niños, son los pediatras y los médicos de atención primaria los que podrían ayudar a mejorar el control del asma.

Los autores determinaron que los niños de las ciudades concurrían más a las unidades de emergencias que los niños del campo. Por otro lado, los niños de zonas rurales registraban más consultas médicas (por cualquier motivo) que los de áreas urbanas.

Esto demuestra, según el equipo, la utilidad de brindar más educación sobre el control del asma en los centros de atención primaria en las zonas rurales, ya sea con material escrito o "educadores" entrenados.

FUENTE: Annals of Allergy, Asthma & Immunology, online 11 de abril del 2011