Lunes, 2 de Mayo de 2011

Con las horas, los médicos pierden precisión en colonoscopías

Reuters ·02/05/2011 - 17:49h

Por Kerry Grens

Los médicos son menos propensos a detectar un pólipo de colon durante una colonoscopía realizada al final del día que a la mañana temprano.

Esto reafirma hallazgos previos y confirma que el problema se debe a la fatiga laboral.

"Un procedimiento repetitivo puede llevar a algunos a confiarse demasiado durante turnos de trabajo prolongados", dijo el doctor Brennan Spiegel, profesor de medicina de la University of California en Los Angeles, y que no participó del nuevo estudio.

"¿Por qué los endoscopistas serían inmunes a ese efecto tan común en otras profesiones?", como los pilotos o los choferes de camiones.

Los pólipos son crecimientos anormales que a veces pueden transformarse en cáncer de colon. Durante una colonoscopía, los médicos tratan de detectarlos mediante un tubo con una cámara pequeña que avanza hasta el recto. Se los puede extirpar antes de que se vuelvan cancerosos.

Los autores midieron la cantidad de pólipos detectados durante el día, en cuatro meses y por 28 endoscopistas. En total, los médicos detectaron por lo menos un pólipo en el 42 por ciento de las casi 1.100 colonoscopías realizadas.

Por cada hora más en el día, se reducía un 4 por ciento la cantidad de pólipos detectados.

Según el equipo, la máxima cantidad de colonoscopías que pudo realizar un médico por jornada fue 12; y en ese duodécimo procedimiento se detectó algo más que la mitad de los pólipos identificados en el primer procedimiento del día.

Además, por cada procedimiento asignado para el día, se redujo un 5 por ciento la posibilidad de detectar los pólipos.

Esto "significa que deberíamos organizar turnos en lugar de ofrecer los procedimientos durante todo el día", opinó Prakash Gyawali, de la Escuela de Medicina de la Washington University en St. Louis, y que dirigió el estudio.

La cantidad de procedimientos previos a la colonoscopía influye mucho menos en la posibilidad de detectar un pólipo que la preparación del paciente, agregó. Eso incluye la limpieza adecuada de los intestinos antes del examen.

Para Spiegel, los pacientes deben prestar más atención a la calidad profesional del médico que a su lugar en la lista de turnos.

FUENTE: American Journal of Gastroenterology, 29 de marzo del 2011