Lunes, 2 de Mayo de 2011

La muerte de Bin Laden, el mejor espaldarazo para Obama

Irrumpe en la campaña, a 18 meses de las elecciones estadounidenses, con una valiosa ventaja: haber sido el presidente que consiguió la muerte de Osama bin Laden

MACARENA VIDAL (EFE) ·02/05/2011 - 10:35h

Televisores en Kabul con las imágenes de Barack Obama y Osama Bin Laden. REUTERS / AHMAD MASSOD

La muerte de Osama bin Laden, el líder de la red terrorista Al Qaeda, en una operación estadounidense representa el mejor espaldarazo que el presidente de EEUU, Barack Obama, podía esperar en su mandato. Obama compareció hoy en torno a las 23.30 horas locales de este domingo (3.30 GMT) para anunciar, en tono solemne, desde la Sala Este de la Casa Blanca, la muerte de Bin Laden. "Se ha hecho justicia", aseguró.

A lo largo de los últimos diez años, desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, el que Bin Laden continuara libre se había convertido en una dolorosa herida para los servicios de inteligencia estadounidenses y un quebradero de cabeza para el Gobierno en Washington. George W. Bush se fue sin haber conseguido dar con el enemigo público número uno de EEUU, pese a haber asegurado que lo quería "vivo o muerto".

Aunque cuando se les preguntaba acerca del terrorista, Obama y su Administración insistían en que su captura seguía siendo una prioridad, a ojos del público parecía evidente que la Administración demócrata tenía la vista en otra parte a la hora de considerar su política de seguridad nacional.

Mientras un Bin Laden vivo y libre continuaba funcionando como gancho para jóvenes musulmanes de todo el mundo atraídos por sus ideas extremistas, en EEUU Obama veía cuestionada su estrategia de seguridad nacional. La oposición republicana le criticaba por su promesa de cerrar la prisión de Guantánamo, creada para albergar a sospechosos de terrorismo, y le acusaban de poner con ello en peligro al país.

Fin a la guerra de Irak

El presidente que llegó con la promesa de poner fin a la guerra en Irak tuvo que reforzar la presencia en Afganistán, donde hoy hay cerca de 100.000 soldados estadounidenses, el triple que en 2008, y este marzo lanzó una nueva incursión militar, en Libia, a la cabeza de una coalición internacional. Sus cotas de popularidad mantenían una constante trayectoria descendente. En abril quedaron en torno al 45 por ciento, muy lejos del 70 que tenía a su llegada al poder.

Pero en estos dos años, el director de la CIA que había nombrado, Leon Panetta, había logrado que la agencia recuperara la autoestima perdida a raíz de las acusaciones de tortura en Irak o en la lucha contra el terrorismo. Las medidas para lograr una mayor armonización y cooperación entre las distintas agencias de inteligencia -un proceso comenzado ya por George W. Bush- comenzaban a dar fruto.

El general Stanley McChrystal, al frente del Mando de Operaciones Especiales Conjuntas -antes de pasar al mando de las tropas en Afganistán para ser cesado por falta de respeto a las autoridades civiles hace un año-, también desempeñó un papel importante para integrar a los servicios secretos militares dentro de la llamada "comunidad de inteligencia".

Primeros indicios del paradero de Bin Laden

Los esfuerzos comenzaron a dar sus frutos en noviembre, cuando los servicios secretos tuvieron los primeros indicios de que Bin Laden podría encontrarse en un complejo residencial en las cercanías de Islamabad. El viernes dio la orden de lanzar la operación. Y Bin Laden fue capturado, muerto, este domingo, en una operación descrita como de "precisión quirúrgica" por altos funcionarios estadounidenses.

Frente a una audiencia que incluía a Panetta -propuesto como nuevo secretario de Defensa y cuya confirmación en el Senado ya puede darse por segura-, el director de Inteligencia, James Clapper, y otros altos funcionarios, Obama anunció la muerte del terrorista, "el logro más significativo hasta el momento en nuestros esfuerzos por derrotar a Al Qaeda".

Obama advirtió de que se multiplica ahora el riesgo de atentados terroristas como represalia a pesar de que altos funcionarios del Gobierno predicen que Al Qaeda, privada de su líder más carismático, comienza "el camino hacia el declive". Y centenares de personas se congregaban ante la Casa Blanca para manifestar, con cánticos patrióticos, su alegría por la eliminación de Bin Laden.

Quedan 18 meses para las elecciones estadounidenses. Aún pueden pasar muchas cosas. En particular, la economía sigue sin dar visos de una recuperación lo suficientemente enérgica, el gran problema para Obama durante todo su mandato. Pero Obama irrumpe ahora en la campaña con una ventaja que no tendrá nunca nadie más: haber sido el presidente que consiguió la muerte de Osama bin Laden.

Noticias Relacionadas