Domingo, 1 de Mayo de 2011

Europa y el descenso se aprietan

El Sevilla se afianza en Europa dejando al Almería al borde del descenso. El Málaga consigue otra victoria en casa. El Racing está más cerca de la salvación y Levante y Sporting siguen vivos gracias al empate

·01/05/2011 - 19:02h

Los jugadores del Almería protestan una jugada polémica frente al colegiado Rubiños Pérez. EFE

El Sevilla se afianzó hoy en la zona europea al conseguir una importante victoria por 0-1, frente a la UD Almería en el Estadios Los Juegos del Mediterráneo. Por su parte el equipo almeriense se ha cierra sus opciones de mantenerse en primera división a la espera de un descenso matemático. Renato hizo el tanto del equipo andaluz.

El Sevilla planteó un partido al ataque pero en los primeros minutos no hacía otra cosa que perder el balón en el centro del campo mientras que el Almería, con ganas, trataba de buscar el contragolpe para plasmar el dominio en el marcador.

En el 14, llegó la ocasión más clara de la primera parte para el conjunto rojiblanco. La jugada la inició Crusat, que llegó a la línea de fondo y centró para que Pablo Piatti rematase de cabeza, pero también apareció Fernando Navarro para despejar el balón a córner, en una jugada que los locales pidieron mano.

El dominio almeriense sólo duro un cuarto de hora

A partir de ahí el equipo hispalense se hizo con el balón, a pesar de que el dominio no se plasmaba en ocasiones de gol, por falta de acierto en el pase final. En una rápida acción, en el minuto 24, Diego Capel tuvo el gol en dos ocasiones consecutivas y ambas detenidas por Diego Alves y la segunda fue despejada desde casi debajo de los palos.

La segunda parte fue del Sevilla, que buscó el gol desde el inicio. Fazio pudo abrir el marcador en el 50, en un remate que paró Diego Alves en la misma línea de gol. Con la expulsión de Jakobsen, el Almería dejó espacios hasta la entrada de Santi Acasiete, pero con el marcador ya en contra por una "cantada" en la línea defensiva.

Era el minuto 57 y un centro de Rodri, que acaba de entrar en el campo, no lo cortaron ni Alves ni Pellerano, pero sí Renato que, solo, la puso en el fondo de las mallas rojiblancas.

Pudo sentenciar el Sevilla, pero no lo hizo. Ni Perotti, en el 69, ni Negredo, en el 71, acertaron a batir a Diego Alves, como tampoco el Almería, que buscó a la desesperada maquillar el final de temporada, en el minuto 81, en un centro de Michel que lo cabeceó de espaldas a portería Leo Ulloa.

El Málaga respira hacia la salvación

El Málaga logró una decisiva victoria ante el Hércules por 3-1, en la lucha directa entre ambos por la permanencia que permite a los malacitanos respirar en la clasificación, mientras que la derrota deja muy tocados a los alicantinos y minimiza sus opciones de salvación.

El partido sorprendió a todos en su comienzo porque en apenas cuatro minutos hubo dos goles, uno para cada equipo. El Hércules no vino a encerrarse como dijo su técnico, el serbio Miroslav Djukic, y el primer centro por la derecha fue rematado de cabeza por el delantero paraguayo Nelson Valdez para adelantar a su equipo.

La alegría sólo le duró un instante, porque en la siguiente jugada el centro por la izquierda de Duda fue cabeceado por el delantero brasileño Julio Baptista para establecer el empate. El Hércules no se amilanó y bien situado, defendía y atacaba ante un Málaga, que no estaba tan preciso como en anteriores encuentros.

Los locales tenían muchos problemas para mover el balón con rapidez y acusaban sus pocas ideas debido al gran planteamiento del conjunto alicantino, que pudo adelantarse de nuevo, pero Sendoa no supo definir ante Caballero.

Baptista hizo el primero del Málaga

Tras el descanso, el Hércules estuvo muy bien situado sobre el césped, presionando y sin dejar tocar y recibir al Málaga, que cambió con la entrada de Camacho por Recio.

El dominio era del Málaga y se materializó en un penalti decretado por Undiano Mallenco a instancias de su asistente que dejó al Hércules con diez por la expulsión del argentino Matías Fritzler, aunque Apoño estrelló la pena máxima en el poste.

El encuentro seguía favorable a los intereses locales y se decantó definitivamente a falta de veinte minutos para el final, cuando el venezolano Salomón Rondón enganchó un remate de cabeza para darle oxígeno al Málaga.

En ese momento, el equipo alicantino se vino abajo, lo que aprovechó el Málaga para sentenciar el partido dos minutos después y de nuevo con un gol de cabeza de Baptista, doble goleador en el día de hoy para acercar la permanencia de los malacitanos.

Cerca de la permanencia

Mucho se había hablado antes del partido de que el empate podría ser satisfactorio tanto para el Levante como para el Sporting para que ambos dejaran casi certificada la permanencia y finalmente así fue, en un flojo encuentro en el que ninguno quiso arriesgar y que acabó sin goles.

Los valencianos salieron en busca del gol y pronto pudieron encontrarlo en un remate de cabeza de Caicedo que vio puerta pero fue anulado por fuera de juego del ariete ecuatoriano.

Ambos equipos arriesgaron poco para mantener el resultado

Conforme avanzaba la primera parte el Levante se iba desinflando. Mantenía la posesión pero perdía verticalidad. El Sporting comenzó a pisar campo levantinista sobrepasada la media hora de juego, pero fue incapaz de poner una sola vez en apuros al portero Munúa.

La reanudación del partido no supuso sobresalto alguno. El partido seguía jugándose a un ritmo cadencioso, sin llegadas de peligro, lo que provocó que se oyeran algunos silbidos y gritos de "que se besen" en las gradas, ante el penoso espectáculo ofrecido por ambos equipos.

Si ninguno de los dos equipos había arriesgado durante el transcurso del partido mucho menos lo hicieron en el tramo final del encuentro, que de forma anodina fue tocando a su fin ante la irritación general de los aficionados.

El Racing, más cerca de salvarse

Rosenberg y Kennedy dieron la victoria al Racing de Santander ante un Mallorca que sigue con sus altibajos en liga. Los tres puntos eran muy importantes para los locales porque les acerca a la permanencia. Toño, portero local, fue otra de las claves del partido con una serie de intervenciones, entre ellas un penalti, que a la postre fueron cruciales en la victoria.

Las sorprendentes victorias del sábado de Zaragoza y Real Sociedad ante Real Madrid y Barça, respectivamente, obligaban aún más al Racing a jugárselo todo, para mantenerse alejado de los puestos de descenso frente, a un Mallorca que llegaba a Santander con los deberes prácticamente hechos al sumar 42 puntos a cinco jornadas del final.

El Racing salió a por el partido desde el inicio y el Mallorca se limitó a defender sin perder el sitio, este equipo nada se parece al prototipo de los conjuntos entrenados por Michael Laudrup que siempre habían llevado el buen juego como bandera. La presión de los cántabros no tardó en dar fruto, cuando Lacen recuperó en la línea de medios del equipo insular, centró a Giovani y éste, con sólo dos toques, sirvió a Rosenberg para que batiera a Aouate.

El Mallorca no se parece a los equipos que entrena Michael Laudrup Siete minutos después, el Racing era castigado con un innecesario y riguroso penalti, por derribo de Henrique a De Guzmán. Ramis ejecutó la pena máxima y Toño paró tirándose hacia la derecha adivinando la intención del central.

Con el marcador a favor, el Racing jugó más replegado pero sin renunciar a buscar la portería del Mallorca. La presión de los cántabros en zona de creación del rival era más tímida, lo que no fue óbice para que, tras una recuperación similar a la del primer gol, Giovani fuera objeto de una falta que ejecutó magistralmente Kennedy, con poco ángulo, superando a Aouate por el palo corto.

El portero israelí se lesionó en esta acción, al golpearse con el poste, y fue sustituido en el descanso por el argentino Germán Lux, quien tuvo dos meritorias intervenciones en los cinco primeros de la segunda parte, primero al desbaratar una contra de Rosenberg despejando de cabeza fuera del área y, después, acertando a disparo a bocajarro de Munitis.

En los últimos veinte minutos, el Mallorca puso cerco a la portería de Toño, quien tras ser atendido en dos ocasiones, respondió con una gran parada a lanzamiento de Pereira, revulsivo de su equipo desde que sustituyó al uruguayo Gonzalo Castro. El portero local fue el protagonista del final del partido con buenas paradas como la que realizó en una falta ejecutada por Ramis, desde la frontal del área.