Domingo, 1 de Mayo de 2011

La ONU abandona Trípoli ante el aumento de la violencia callejera

La supuesta muerte de un hijo de Gadafi desencadena una serie de actos vandálicos en la capital libia. Las tropas del dictador bombardean el puerto de Misurata

PÚBLICO. ES / AGENCIAS ·01/05/2011 - 19:39h

La violencia ha estallado en Trípoli. La muerte del hijo menor de Gadafi por un ataque de la OTAN ha desencadenado una serie de actos vandálicos por la capital de Libia contra instalaciones de Naciones Unidas y varias misiones diplomáticas, como las de Reino Unido e Italia.

La principal consecuencia del aumento de la violencia ha sido la evacuación del personal de la ONU de Trípoli. Sus 12 trabajadores ya han cruzado la frontera con Túnez, desde donde "seguirán supervisando" la situación en Libia, según ha notificado la portavoz de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Stephanie Bunker.

Los empleados internacionales llevaban apenas tres semanas en la capital libia, desde que el 10 de abril la subsecretaria general de OCHA, Valerie Amos, firmara un acuerdo con el Gobierno de Gadafi para permitir la entrada de agencias de la ONU en Trípoli.

Anteriormente, Londres decidía expulsar al embajador libio en Reino Unido. Por lo que a ataques contra la ONU se refiere, un funcionario de la institución internacional ha confirmado a la cadena BBC que sus oficinas habían sido saqueadas, y que el Gobierno libio había ofrecido sus disculpas, atribuyendo el incidente a la reacción de una "turba" indignada por el ataque de la OTAN. Por su parte, el Ministerio de Exteriores italiano ha emitido un comunicado en el que condena "los viles y graves actos" cometidos contra su Embajada.

Bombardeos en Misurata

En el ataque de la OTAN, aparte de Saif al Arab, el hijo pequeño de Gadafi, habrían muerto también tres de los nietos del sátrapa, según ha denunciado el régimen libio, que ha tachado el bombardeo aliado de "intento de asesinato" contra el propio Gadafi.  La OTAN ha confirmado los ataques "de precisión" contra instalaciones militares del régimen libio en Trípoli, pero no ninguna de las muertes.

Reino Unido ha constatado los actos vandálicos contra su sede diplomática en Trípoli, así como la de Italia, ataques que de momento tampoco han podido ser confirmados de manera independiente ya que la capacidad de movimiento de los corresponsales en Trípoli está muy limitada. Varios testigos consultados por Reuters han podido observar de "una columna de humo" que emerge de la Embajada italiana, sin dar más detalles.

"La OTAN ha intentado entregar armas y suministros"

En tanto, los rebeldes han tachado de "propaganda" la muerte de Saif al Arab. Aún así, Mustafa Abdel Jalil, el presidente del Consejo de Transición Nacional libio, órgano de gobierno de los insurrectos, se ha declarado "entristecido". "Sentimos dolor y tristeza por cualquier derramamiento de sangre, incluso cuando la casa de Gadafi ha sido bombardeada. Nos duele toda sangre que se derrama injustamente", declaró Jalil. "Pero la sangre no es más ni menos preciosa que la que han derramado los hombres y mujeres de Libia", aseveró.

Mientras, las fuerzas de Gadafi han vuelto a bombardear el puerto de Misurata en el momento en el que estaba siendo descargada ayuda humanitaria, según denuncian los rebeldes. La televisión estatal libia ha confirmado el ataque, pero sostiene que el bombardeo es para impedir que las "bandas armadas criminales" reciban armamento. 

"La OTAN ha intentado entregar armas y suministros a los grupos armados criminales empleando varias embarcaciones. Pero han recibido un fuerte bombardeo que les ha obligado a huir hacia el mar", sostiene la televisión gadafista.

Noticias Relacionadas