Domingo, 1 de Mayo de 2011

Propuestas para crear puestos de trabajo

Las personas desempleadas reivindican sus medidas para que el mercado laboral salga del atolladero

ANA REQUENA / MARÍA SERRANO ·01/05/2011 - 17:50h

REYES SEDANO - Patrick, Irina, Luis y Álvaro.-

El paro en España roza ya los cinco millones de personas, según los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada el viernes. En este contexto, las personas desempleadas hacen sus propuestas para rebajar esa cifra y crear empleo. Medidas para apoyar a los emprendedores y las pymes y abrir el grifo de la financiación son dos de las claves. También ha calado la filosofía de la llamada tasa Robin Hood para gravar los movimientos financieros.

Por otro lado, y con la reciente polémica por el anuncio del recorte del 20% de plantilla que Telefónica va a llevar a cabo en España, algunas empresas españolas han conseguido crear puestos de trabajo en plena crisis. La mayoría están relacionadas con el sector de las energías renovables, en el que tanto sindicatos como Gobierno ven un importante nicho futuro de empleo. Sin embargo, empresas de sectores muy diferentes, como Mercadona y OHL, también generaron puestos de trabajo.

Lo que parece clave para aumentar el empleo es que las empresas consigan adaptarse a las nuevas tendencias de la economía mundial o sepan sacar partido a los recientes hábitos de consumo y ahorro generados a causa de la crisis.

"Ayudar al pequeño comercio"

Patrick. Año y medio en paro.  Hace chapuzas para salir adelante y planea regresar a Ecuador

Sin trabajo y sin prestación sobrevive Patrick, 44 años, ecuatoriano, desde que hace año y medio perdió su empleo como dependiente en una frutería. Denunció a su jefe por despido improcedente y aún espera la sentencia. "Cuando se resuelva me vuelvo a mi país, como están haciendo muchos extranjeros. Aquí ya no hay futuro, el sueño
europeo se ha acabado", se lamenta.

Este ecuatoriano considera que el propio Gobierno ha contribuido a destruir empleo con algunas medidas. Y asegura que "el acoso policial" contra los inmigrantes se ha endurecido en los últimos meses y empeorado las condiciones de la población extranjera, hasta el punto de afectar a su situación económica. "Los inmigrantes fueron los que renovaron los comercios y retomaron negocios que iban mal: carnicerías, fruterías... Ahora vuelven a ir mal", señala. Por eso, para Patrick, la clave está en apoyar al pequeño y mediano comercio, que considera desatendido. "Debería haber ayudas al comercio", subraya.

Patrick va haciendo las chapuzas que le salen, siempre en negro: ayuda en una cocina, sirve en un catering, echa una mano en una obra... Con eso y con el sueldo de su pareja consiguen pagar sus gastos. Eso sí, las remesas que envía a su familia en Ecuador han bajado mucho. "Antes mandaba 400 euros al mes, ahora, menos de la mitad", asegura. Un empleo estable le parece ya imposible: "Tengo mucha experiencia laboral, pero nada, además, aquí, pasar de los 35 años es ya un problema para las empresas".  

"Hay que apoyar a las personas emprendedoras"

Irina. Un año en paro. Con 27 años y un currículum lleno de títulos, no encuentra trabajo

Tiene varios títulos en su currículum: una licenciatura, un máster, un título de especialista... Nada de eso ha servido para que Irina, 27 años, encuentre un empleo. Hace un año dejó un puesto como teleoperadora con la esperanza de encontrar algo mejor. Pero la búsqueda ha sido infructuosa salvo por tres pequeños trabajos esporádicos.

No percibe ninguna prestación ni ayuda. Va tirando con las sobras de un préstamo que le concedieron para pagar su máster y que no tiene que devolver hasta que su sueldo no supere los 22.000 euros anuales, una cifra que a Irina le parece hoy muy lejana. Pero ese remanente se acaba: si en junio no ha encontrado nada, la vuelta a casa de sus padres parece inevitable. Mientras, le ayudan pagándole la factura de teléfono y surtiéndola de tuppers cada vez que pueden. "No quiero volver a casa de mis padres, llevo trabajando desde los 16 años para conseguir mi independencia y me he esforzado para pagarme mi carrera y mis gastos, y nunca he estado en una situación como la de ahora", explica.

Irina considera imprescindible establecer una tasa sobre los movimientos financieros especulativos para generar un fondo que "rescate" a las personas en paro que se encuentran en situaciones difíciles. "Que ese dinero sirva para ayudar, por ejemplo, a quien lleve más de un año en desempleo", señala. También propone dar más facilidades a las personas que quieren trabajar por cuenta propia. "Hay que apoyar a los autónomos, me cuesta pensar en medidas concretas, pero podría ser con bajada de impuestos", dice.

"Que se abra el grifo para los autónomos y las pymes"

Luis. Tres años en paro.  Recibe 426 euros y su familia ha estado a punto de ser desahuciada

"Que el Instituto de Crédito Oficial (ICO) haga de mecenas", propone Luis, que lleva ya tres años en el paro y que considera que los créditos ICO deben apoyar con más intensidad a los autónomos. "Hay proyectos que pueden crear puestos de trabajo y que no obtienen financiación. El Estado debe avalar el emprendimiento", señala Luis, que subraya que el paro "está fomentado" por la banca. "Ha cortado el grifo a miles de autónomos y pymes y se tiene que volver a abrir", dice.

Otra de sus medidas para apoyar a los trabajadores autónomos es que el pago del IVA se produzca una vez que cobran las facturas y no antes. Además, propone un "exhaustivo control" del gasto público que evite despilfarros y que no suponga recortes sociales.Luis trabajaba como decorador de interiores y albañil, hasta que el colapso de la construcción en 2008 le dejó sin empleo. Su condición de autónomo le privó de prestación desde el primer momento y en una situación económica muy delicada.

Vive con su esposa, sus dos hijas y su nieto. Percibe una ayuda familiar de 426 euros. Con eso y con el dinero que gana su mujer limpiando los fines de semana y una de sus hijas tiran para adelante. "Te buscas la vida, un mes no le pagas al casero y sí pagas las facturas y al mes siguiente al revés", explica Luis, cuyo casero ha amenazado en varias ocasiones con echarles. "Una vez el desahucio estuvo a punto de ejecutarse pero conseguimos el dinero en el último momento", recuerda. Ahora es presidente de la Asociación Nacional de Desempleados.

"Hay que crear nuevos puestos en la construcción"

Álvaro. Dos años y medio en paro.  Desde febrero de 2010, cuando se le acabó el paro, no tiene ingreso alguno

Tenía apenas 17 años cuando Álvaro Juan Morales decidió comenzar a trabajar. Los años siguientes comenzó y prosiguió su labor como electricista y trabajó en diferentes almacenes. "Me gustaba trabajar de todo, aunque siempre prefería que fuese un trabajo agradable". Durante tres años y tres meses estuvo contratado en una empresa de electricidad de Sevilla, aunque la mala noticia llegó en septiembre de 2008. "Me despidieron por reducción de plantilla. Cuando comenzó la crisis supe que la construcción recortaría la electricidad". La empresa aún sigue funcionando. Sólo quedan seis trabajadores de los 50 que había cuando Álvaro, de 27 años, estaba dentro. Hasta febrero de 2010 cobró el paro correspondiente con 600 euros durante un año y cinco meses. Desde entonces no ha vuelto a encontrar trabajo.

"En el momento de pedir el subsidio por mi situación familiar, me lo denegaron". La excusa fue que su madre, asistente de la ayuda al domicilio para la Ley de Dependencia, con un sueldo, según destaca "bastante modesto", cobraba un dinero suficiente para no recibir la paga de 400 euros, a pesar de que su hermana, peluquera, también se encontraba en paro y eran los únicos tres integrantes de la unidad familiar.

¿Qué medidas propone para mejorar la situación? "Una persona sin trabajo no puede estar seis horas en el INEM para recoger un papel. Hay que agilizar la información. Además, el Gobierno busca mantener el empleo más que crear puestos nuevos en sectores tan devastados como la construcción".  

Noticias Relacionadas