Domingo, 1 de Mayo de 2011

Archivos dicen que Rousseff participó en grupo armado y Presidencia lo niega

EFE ·01/05/2011 - 15:47h

EFE - En la imagen, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. EFE/Archivo

Archivos del desaparecido Servicio Nacional de Informaciones, la principal agencia de la dictadura militar que gobernó Brasil (1964-1985), indican que la mandataria, Dilma Rousseff, participó en un grupo armado tras promulgarse la Ley de Amnistía, mientras que la Presidencia del país lo niega.

Según publicó hoy el diario Folha de Sao Paulo, el informe de 1980 incluye los nombres de Rousseff y de su entonces esposo Carlos Franklin Paixao de Araujo en la lista de participantes de una reunión secreta de la JCR (Junta de Coordinación Revolucionaria) en la ciudad de Registro (Sao Paulo).

La reunión, según la información, ocurrió en noviembre de 1979, meses después de la promulgación de la Ley de Amnistía y tenía como objetivo coordinar la actuación del grupo junto a varias organizaciones similares de Latinoamérica.

Según el periódico, un resumen del informe consta en un certificado emitido en 2000 por la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin), a pedido de la propia Rousseff, para ser usado en un proceso de indemnización contra el estado de Sao Paulo por la tortura que ella sufrió cuando fue presa política de la dictadura.

Rousseff, que en la década del setenta militó de los movimientos de izquierda Colina (Comando de Liberación Nacional) y VAR-Palmares, recibió una indemnización de 22.000 reales (unos 13.986 dólares).

Mientras, en una nota de respuesta dirigida al diario, la Presidencia de Brasil negó la participación de Rousseff en la reunión y su actuación como militante de la JCR.

"Tenemos que informar que la presidenta no participó de la referida reunión de Registro (1979) y que desconoce la organización citada", manifestó la Presidencia, que se abstuvo de comentar por qué hasta ahora no se había corregido el resumen del informe que consta en el certificado de la Abin emitido en 2000.

El exmarido de Rousseff calificó el informe como "una barbaridad" y aseveró que nunca visitó la ciudad de Registro.

Paixao de Araujo indicó que el informe pudo haber sido "inventado" como una estrategia de la extrema derecha y del Gobierno del entonces presidente militar Joao Figueiredo (1979-85).