Martes, 15 de Enero de 2008

El petróleo y los alimentos elevan el IPC de 2007 al 4,2%, la tasa más alta desde enero de 2006

EFE ·15/01/2008 - 09:56h

EFE - Instalación de petróleo en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, Venezuela.

El encarecimiento del petróleo y los alimentos ha hecho que la tasa de inflación de 2007 se sitúe en el 4,2 por ciento, la más alta desde enero de 2006.

Así, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de inflación subió cuatro décimas en diciembre, lo que situó en el 4,2 por ciento la del conjunto del año -una décima menos de lo avanzado por el indicador adelantado-, en tanto que la tasa subyacente -que excluye los precios de los alimentos frescos y de la energía- cerró el año en el 3,3 por ciento, ocho décimas más que en 2006.

Según estos datos, el diferencial de la inflación española con la del resto de países de la zona euro se situó en 1,2 puntos en 2007, el más alto desde septiembre de 2006, pero similar a la media que ha mantenido España desde su entrada en la Unión Monetaria, que es de 1,1 puntos.

Desde el Ministerio de Economía, tanto el titular del Departamento, Pedro Solbes, como el secretario de Estado de Economía, David Vegara, insistieron en el carácter exógeno del alza de los precios y en que la tasa de inflación se moderará a partir de la próxima primavera hasta situarse por debajo del tres por ciento a final de año.

Así, Economía achaca a la "notable" subida de los precios internacionales del petróleo y los cereales", situación que, recuerda, también se ha producido en el resto de los países de la zona euro, y que, en el caso de España no es la primera vez que sucede.

De los doce grupos que componen la cesta de la compra, en 2007 se encarecieron diez, encabezados por el de transporte, que subió el 7,1 por ciento, alimentos y bebidas no alcohólicas (6,6%), bebidas alcohólicas y tabaco (6,1%), hoteles, cafés y restaurantes (4,9%), y vivienda (4,8%), enseñanza (4,1%), otros bienes y servicios (3%), menaje (2,5%), vestido y calzado (1,2%) y comunicaciones (0,8%).

Por el contrario, sólo se abarató medicina (2,1%) y ocio y cultura (0,8%).

Las principales subidas de estos grupos se debieron a las subidas experimentadas en 2007 por los carburantes y lubricantes, el aceite, la leche y la fruta.

Así, la leche subió el 31 por ciento, el pan el 14,4 por ciento y el pollo el 10,2 por ciento, mientras que la subida de la carne de ovino, los preparados de legumbres y hortalizas y los huevos rozaron el diez por ciento.

Otras subidas significativas fueron las de la fruta, las legumbres y las hortalizas, de casi el ocho por ciento, el tabaco, que lo hizo el 7 por ciento, y el transporte personal y los cereales y sus derivados, en el entorno del 6 por ciento.

Por su parte, los carburantes y combustibles acumularon subidas del 14,4 por ciento, los productos energéticos el 11,5 por ciento y los bienes industriales el 3,1 por ciento.

El Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) -que mide los precios de forma homogénea con el resto de la zona euro- se situó en el 4,3 por ciento en 2007 frente al 2,7 por ciento de un año antes.

En 2007 la comunidad autónoma más inflacionista fue Murcia, donde los precios subieron el 4,7 por ciento, y donde menos lo hicieron fue en Baleares y La Rioja, el 3,9 por ciento.

Tras conocer estos datos, el secretario de Política Económica y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, consideró que la "desmesurada" inflación es una muestra del "fracaso de la política económica del Gobierno", "castiga" a las economías familiares y "penaliza" a las empresas.

IU, por su parte, culpó al Ejecutivo del mal dato de inflación y consideró que la tasa de inflación de 2007 es "nefasta" y "deja en evidencia" al equipo económico del Gobierno.

Por el contrario, el portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, destacó que la media de inflación de 2007 ha sido del 2,8 por ciento, la más baja de los últimos ocho años.

Los sindicatos CCOO, UGT, insistieron en la pérdida de poder adquisitivo que sufrirán todos los trabajadores cuyos convenios no estén dotados de cláusula de revisión salarial, al tiempo que reclamaron a las empresas "responsabilidad" a la hora de obtener beneficios "extraordinarios" con subidas de precios "injustificados".