Domingo, 1 de Mayo de 2011

Unnim abre una ronda de contactos para sumarse a otro grupo y evitar el FROB

EFE ·01/05/2011 - 12:59h

EFE - El director general de Unnim, Jordi Mestres. EFE/Archivo

El director general de Unnim, Jordi Mestres, ha iniciado una ronda de contactos para sumarse a otro grupo financiero y evitar así la entrada del Fondo de Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB) en su capital, según han confirmado a Efe fuentes financieras.

Estos contactos se llevan a cabo con cuatro grupos, según las mismas fuentes: Ibercaja, que sigue sin haberse asociado con ninguna entidad; Banca Cívica -integrada por Caja Navarra, Cajasol, Caja Canarias y Caja Burgos-; el SIP que están impulsando las tres cajas vascas; y también una integración con Banco Sabadell.

Portavoces de Unnim, fruto de la fusión de la cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu, han declinado pronunciarse sobre estos contactos y se han remitido a la nota enviada a los medios esta semana.

En esta nota ya se señalaba, que "en primer lugar, la entidad trabaja en la opción de llevar a cabo una alianza con un grupo financiero que permita hacer una operación de carácter corporativo, con el objetivo de ganar en dimensión y eficiencia".

Las fuentes financieras antes señaladas han asegurado que la actual dirección de Unnim prefiere una opción con otro grupo de cajas que con Banco Sabadell.

Esto se debe a razones financieras ya que, así, se evitarían solapamientos de redes de oficinas; y de cultura empresarial, ya que se apuesta por mantener el espíritu de caja de ahorros, algo que por razones obvias no podría pasar con el banco que preside Josep Oliu.

La preferencia de la dirección de Unnim sería ser la pata catalana de Banco Cívica, Ibercaja o las cajas vascas, grupos saneados y solventes que, además, permitirían que el impacto sobre la red y la plantilla de Unnim fuese el mínimo posible.

En cambio, una operación con Banco Sabadell obligaría a un cierre de demasiadas sucursales, ya que las redes de ambos grupos son muy fuertes en Cataluña y se solapan incluso en las mismas comarcas.

Sin embargo, desde la Generalitat se ve con mayor simpatía una operación con Banco Sabadell, que impida que el centro de decisión de Unnim, ahora la tercera caja catalana, acabe lejos de Cataluña.

Esto es lo que ha pasado con otras cajas catalanas, como es el caso de Caixa Laietana, integrada en Bankia, un grupo que lidera Caja Madrid; o Caixa Penedés, que si bien tiene el 28% del grupo BMN, en éste el control lo ejerce Caja Murcia.

En caso de que esta vía no prosperase, Unnim defiende como "segunda alternativa" para conseguir los 568 millones que precisa para recapitalizarse el proyecto de bancarización, a través de Unnim Banc, al que aportaría el negocio financiero y la totalidad de sus activos y pasivos para llegar al 10% de "core capital", porcentaje de recursos propios de mayor calidad, que le exige el Banco de España.

Aunque no fructifique esta ronda de contactos, Unnim sí que recurrirá al FROB en forma de préstamo, a través de una emisión de preferentes de 200 millones, tal y como ya se acordó con el Banco de España a finales de 2010.

En cambio, la operación corporativa busca eludir el recurso a los otros 400 millones más del FROB que sí serían en forma de capital y por los que el FROB pasaría a ser accionista de Unnim Banc.

Al contrario de CatalunyaCaixa, que ha dado por buena la entrada del FROB en su capital, la dirección de Unnim tiene como prioridad estratégica la vía de la operación corporativa.

Unnim empezó a operar el 1 de julio de 2010, como resultado de la fusión entre Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa; con unos activos de casi 30.000 millones de euros y un millón de clientes, entre particulares y empresas.

La entidad cerró el año 2010 con una red de 668 oficinas y un equipo humano formado por más de 3.000 profesionales y se encuentra fuertemente implantada en Cataluña.