Domingo, 1 de Mayo de 2011

Los 'Business Angels' se multiplican

Son empresarios de éxito que financian nuevas empresas, pero la idea está cuajando entre familias ricas que buscan alternativas de inversión

PILAR BLÁZQUEZ ·01/05/2011 - 08:00h

THINKSTOCK - Reunión de ejecutivos para estudiar proyectos.-

Empresario: titular propietario o directivo de una industria, negocio o empresa. Esta es una de las cuatro definiciones que ofrece la Real Academia de la Lengua Española(RAE). Las otras hablan de personas que contratan a obreros, explotan un espectáculo o ejecutan una obra pública. Pero nada dice la RAE de una nueva hornada de emprendedores que en lugar de centrarse sólo en sus negocios se dedican a ayudar otros que, como ellos en su día, comienzan de la nada.

De momento, esa realidad incipiente en España sólo tiene nominación anglosajona: Son los business angels, cuya traducción literal sería Ángeles de los Negocios (BA).

La inversión media tradicional no supera los 250.000 euros

El origen de estos empresarios está, como no podía ser de otra forma, en EEUU. En un país en el que los antiguos estudiantes de las universidades tienen por costumbre hacer donaciones para devolver a su campus el logro de sus éxitos es mucho más fácil comprender que un empresario al que las cosas le han ido bien se decida a invertir parte de sus beneficios en ayudar a otros que están empezando.

El pionero de esta actividad en España fue Luis Martín Cabiedes, hijo de la saga empresarial propietaria de la agencia de noticias Europa Press.Con la llegada de internet empezó a financiar a emprendedores que querían montar portales de noticias pero no podían pagar los contenidos de su agencia. "Un día, un profesor del IESE me dijo: chico, tú eres un business angel. Y así descubrí el término. Como yo, muchos hacen esto sin saber lo que son", cuenta Martín Cabiedes, ahora mucho más conocido por su triunfal apuesta en Privalia.

La crisis financiera y la falta de crédito han ayudado a salir a la luz a muchos de estos empresarios. "Es un momento muy bueno. Hay mucha gente con ideas para montar su propio negocio y también mucho dinero disponible", explica el profesor del IESE, Alberto Fernández. La atomización de los business angels hace muy difícil disponer de datos suficientes para conocer cuánto dinero se mueve e incluso cuántos de estos empresarios "generosos" hay en España. Según los datos que maneja el Centro de Iniciativa Emprendedora del IESE, hay unas 32 asociaciones y unos 300 o 400 empresarios activos.

En España hay 32 redes y unos 400 business angels' activos

La media de sus inversiones está entre 50.000 y 250.000 euros. Eso no significa que sólo inviertan en proyectos pequeños. "Lo normal es unirse y cofinanciar proyectos entre tres o más inversores. Sobre todo para diversificar riesgos", explica Pedro Trucharte, director de la Asociación de BA madrileños.

Porque una cosa es ser un ángel y otra una hermanita de la caridad. En España, el 70% de las empresas creadas no supera los tres años de vida, por lo que el riesgo de invertir en ellas es muy alto. "El objetivo es que al menos podamos multiplicar por diez una o dos de nuestras inversiones, y compensar así los proyectos que han sido menos rentables", explica Rodolfo Carpintier, otro de los grandes del sector en España que acaba de vender sus exitosas inversiones en Tuenti y Buyvip.

Y es que si algo caracteriza a esta peculiar actividad empresarial es que no llega para quedarse. Es efímera. Entran en pequeñas empresas que están empezando su actividad y tiene un alto potencial de crecimiento y, sobre todo, con mucha proyección internacional, y cuando el negocio madura se retira la inversión y las plusvalías conseguidas se reinvierten en otra inversión.

Lo habitual es cofinanciar proyectos entre varios inversores

¿Qué pasa si no hay éxito? Esa es una de las mayores quejas del sector. En España no hay una ley, como en otros países, que permita compensar fiscalmente las pérdidas con las ganancias. "Apenas en tres comunidades autónomas (Barcelona, Madrid y Navarra) hay deducciones en el IRPF por este tipo de inversión. Pero el límite es de 4.000 euros, frente a los 50.000 euros que permite Francia", se lamenta Alejandro Suárez, business angel de proyectos como Yes.fm, Ocio Network o Gestiona Radio.

Por eso, algunos como Luis Martin Cabiedes ya han dado un paso más: se ha convertido en Super Ángel. Una modalidad financiera a caballo entre el pequeño inversor y las empresas de capital riesgo. "He creado un vehículo empresarial donde además de mi dinero personal invierten otros fondos de inversión. Así puedes acompañar durante más tiempo a la empresas y no quedarte sólo en la etapa inicial. Además de compensar fiscalmente pérdidas con ganancias, algo imposible para los inversores individuales", explica Martín Cabiedes.

Aunque no todos están seguros de que el freno para este sector sea la falta de incentivos fiscales. "En España se toma poco riesgo. En otros países reinvertir beneficios en nuevas empresas que generan nuevos puestos de trabajo se toma casi como una obligación patriótica", asegura Gary Stewart, director del Venture Lab de IE Business School.

"El país da para lo que da. Aquí tienes dos proyectos de éxito al año, frente a los dos al día de EEUU. Invertimos lo justo para como está este mercado", advierte Carlos Blanco, otro de los históricos del sector fundador además de los famosos First Tuesday, eventos donde inversores y emprendedores pueden intercambiar sus intereses. Y en los que en cada convocatoria se nota más una tendencia que gana fuerza: algo así como BA pijos: los hijos más jóvenes de las grandes fortunas del país. Mientras la familia sigue gestionando el negocio tradicional, el joven busca inversiones alternativas. "Y en este momento no hay muchas en España. Ahorabuscan rentabilizar el dinero que antes dedicaban a las inversiones inmobiliarias, y estas empresas que están empezando se han convertido en su objetivo", explica Alberto Fernández.

Mientras los bancos mantengan el grifo de la financiación cerrado, el negocio de financiar empresas tiene campo de crecimiento.