Domingo, 1 de Mayo de 2011

"Si sigue la apatía, recortarán la protección social"

Entrevista a Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO

V. ZAFRA / B. CARREÑO ·01/05/2011 - 08:00h

Ignacio Fernández Toxo se enfrenta a un nuevo Primero de Mayo convencido de que en España hace falta que la gente salga a la calle. El secretario general de CCOO admite una parte de culpa de los sindicatos por la falta de movilización de la sociedad ante el drama de casi cinco millones de parados, pero cree que la solución no sólo está en sus manos, sino también en la acción y organización de la ciudadanía, y en la reacción de la izquierda, a la que pide que abandone su anestesia actual y articule un discurso que reilusione a la sociedad.

¿Por qué hay tan pocos manifestantes el Primero de Mayo?

"La ciudadanía no ha reaccionado a la crisis cuando más falta hacían respuestas"

Hay varios factores, pero falta movilización de la ciudadanía. No ha reaccio-nado en la crisis, sobre todo cuando más falta hacía activar los mecanismos de respuesta. La losa del pensamiento único impregna la sociedad. La gente tiene la oportunidad de salir a la calle de manera masiva a expresar su rechazo a una situación que amenaza con deteriorar seriamente las relaciones sociales. No hace falta estar de acuerdo con las direcciones de los sindicatos. Si permanece la apatía social, el siguiente paso en esta dinámica de ajustes será meter mano a los sistemas de protección social.

¿Por qué no se protesta entonces?

Probablemente porque los ciudadanos no ven en la movilización el cauce para resolver sus problemas. Hay un anestesiamiento planificado que lleva a que la gente crea que es en la solución individual donde se encuentra la vía de escape. Hay que volver a poner en valor lo colectivo. Seguro que nosotros tenemos fallas, intentaremos explicarnos mejor, que la gente entienda que tiene que organizarse. Nos va en ello el futuro.

"Podemos encontrar un proceso de destrucción de empleo sobre todo en los ayuntamientos"

¿Por qué la gente sí se moviliza por otras causas?

Porque ese sustrato de indignación existe, la cuestión es buscarle el cauce. En parte depende de nosotros que lo hagan, pero sólo en parte.

¿Hay falta de identificación de los trabajadores con los sindicatos?

"En la mano del Gobierno está aprobar o no aprobar el ERE de Telefónica"

Hay una campaña sistemática de demolición de todo lo que se expresa contra el pensamiento único y esto cala. Tenemos que hacer un sobre-esfuerzo para corregirlo, pero sería muy importante que en la izquierda hubiera un discurso alternativo para volver a ilusionar a la ciudadanía y situarla en la perspectiva de que nada es inevitable, que no tenemos que salir de la crisis bajo la dirección de quienes la crearon, que es lo que está sucediendo. La ciudadanía tiene que reaccionar y la reacción tiene que venir desde la izquierda.

¿Reaccionará antes de las elecciones generales?

Hay un proceso que parece imparable de cambio de ciclo político. El Gobierno está facilitándolo con su política sin mostrar un horizonte alternativo atractivo para la gente.

El Gobierno ha insinuado más ajustes, ¿qué le parece?

Entiendo que es lo que le exigen en Europa, pero de un Gobierno socialista debería esperarse una voz. Actúa como los conversos que pasan de un extremo a otro, y se apunta al credo neoliberal con más entusiasmo que los propios neoliberales. Ha hecho las reformas que demandaban los lobbies, no las que necesita la economía, como la fiscal o la del sistema financiero. Esta política va a mantener la atonía del crecimiento, que es lo determinante para el empleo.

¿Se endurecerá la política de ajustes y empeorará el paro tras las elecciones de mayo?

La verdad es que sí, pero uno corre el riesgo de que empiecen a verle como apóstol de la catástrofe. Me temo que lo que ahora apenas ha aflorado lo hará después. La mayoría de los ayuntamientos tienen limitaciones financieras tan importantes que va a ser difícil que atiendan los servicios. Podemos encontrarnos con un proceso de destrucción de empleo importante, sobre todo en los ayuntamientos. Debería acomodarse el ritmo de reduccióndel déficit a las necesidades de la población. Y lo primero es el empleo. Hay que hacer los deberes en materia fiscal, no sólo hacer aflorar la economía sumergida. Se confía en el efecto de la reforma de la negociación colectiva. ¿Cómo va?

Es una negociación muy compleja. Que nadie espere que las cifras de paro cambien porque lleguemos a un acuerdo. Los problemas del empleo están en la actividad económica y en otras reformas. Espero que sea acordada, y pronto, pero que nadie entre en ansiedades.

¿Qué le parece la propuesta contra el empleo sumergido?

Una vez que se aborda habría que ser más ambicioso porque tiene carencias importantes. Pero compartimos que es bueno que aflore esa parte de la economía y del empleo.

¿Avanza la reforma laboral?

Hacen falta 14 o 15 reglamentos. El Gobierno nos ha pasado uno, que apenas corrige de forma muy parcial alguno de los elementos de la reforma, que se ponen ahora trágicamente de manifiesto, por ejemplo con el ERE de Telefónica. Se critica a la compañía, pero hace unos meses se instaló la provisión de pérdidas como causa suficiente para el despido. Así se incentivan esos comportamientos empresariales.

¿El ERE de Telefónica se debea la reforma laboral?

Es consecuencia de la política de la compañía, pero la reforma lo incentiva. Aporta elementos que le permiten despedir a los trabajadores fácilmente si no se pone en marcha un expediente de prejubilación.

¿Qué opina de la intencióndel Gobierno de penalizarlas prejubilaciones?

El Ejecutivo debería salir de la zona de la propaganda. En sus manos está aprobar o no el ERE de Telefónica. Las empresas con una situación saneada no deben cargar sobre la Seguridad Social o el erario público sus reestructuraciones. Pero estoy de acuerdo en poner coto a un uso indebido de un instrumento pensado para situaciones excepcionales.