Domingo, 1 de Mayo de 2011

Aguirre ensaya la excelencia con los institutos bilingües

Padres y profesores denuncian elitismo por la selección de alumnos por su nivel de inglés

DIEGO BARCALA ·01/05/2011 - 08:00h

GABRIEL PECOT - La comunidad educativa de Vallecas protestó la pasada semana en la Asamblea por los recortes económicos en los colegios.-

Las familias están encantadas con el nivel de inglés de sus hijos. Los profesores ven en el programa una oportunidad profesional. Y hasta The New York Times se hace eco del plan de la Comunidad de Madrid que ha implantado el bilingüismo en un tercio de los colegios como la única iniciativa "seria" para acabar con el pobre nivel de idiomas de un país "cuyos líderes políticos José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy no hablan inglés", explicaba el artículo. Sin embargo, tras el esplendor se esconde una inmensa desigualdad.

Los alumnos bilingües avanzan mientras el resto retrocede. "Calidad sin equidad", diagnostican en los institutos donde ha llegado el plan este curso. Los profesores temen que el anunciado programa de Bachillerato excelente para los mejores alumnos, que ya ha recibido críticas por segregador, ya se esté aplicando al seleccionar en Secundaria a los alumnos con mejor nivel de inglés que llegan de la Primaria bilingüe.

"Sólo es bilingüe uno de los siete grupos de 1º de ESO"

"No sé si ha sido la voluntad de la Comunidad, pero para mí ha sido como un agujero negro que ha absorbido toda la energía del instituto", define Jesús Ruiz Gallego, profesor de Historia del IES Juana de Castilla de Moratalaz. En la fachada de este centro luce un cartel que lo califica como bilingüe. En realidad, sólo tienen 28 alumnos con todas las materias, salvo Matemáticas y Lengua, en inglés. Son los que han pasado la prueba de se-lección externa que elige a los alumnos. El resto, sólo tiene clases extras del idioma y la tutoría en inglés.

Primer año en Secundaria

El plan estrella de Educación del Gobierno de Esperanza Aguirre en Madrid ha conseguido resultados notorios para los alumnos que han participado en él desde que se implantó en 26 colegios en el curso 2004/2005. Para el curso 2011/2012 se espera que ya haya 276 colegios con este plan. "Estamos consiguiendo que no sea una lengua por aprender sino una lengua de aprendizaje", opina el director general de Mejora de Calidad de la Enseñanza, Xavier Gisbert. Este curso ha sido el primero en el que se ha ensayado su continuación en 32 institutos, y para el curso que viene se alcanzarán los 64.

"Los padres quieren ir porque no hay inmigrantes", denuncia un docente

Los profesores de Secundaria que han recibido a los alumnos del programa no desmontan la euforia de la Comunidad. Pero denuncian algunas carencias significativas en su formación. "Los alumnos tienen dificultades en competencias científicas porque han dado Conocimiento del Medio en inglés", denuncia el presidente de la FAPA Giner de los Ríos, José Luis Pazos.

Un informe de esta asociación, que agrupa a la mayor parte de colectivos de padres de Madrid, enviado a la Consejería de Educación, advierte del peligro de exclusión que se está produciendo en los centros con cursos bilingües. La normativa de escolarización da prioridad en los institutos bilingües a los alumnos que provienen de los colegios bilingües y eso provoca "desigualdad en la reserva de plaza".

El problema se agrava en barrios desfavorecidos: "Gracias al curso bilingüe hemos atraído alumnos de familias más implicadas en la educación, pero a costa de empeorar al resto donde han ido a parar todos los que no aprobaron el examen de inglés. Además, los buenos alumnos que no tienen suficiente nivel de inglés, se han matriculado en otros centros", señala Estrella Sánchez, docente del IES Tirso de Molina en Vallecas.

"El grupo bilingüe ha absorbido la energía del resto", dice un profesor

El esfuerzo por publicitar el programa ha emborronado su evaluación. La Comunidad de Madrid llegó a gastar dos millones en una campaña con el eslógan Yes, we want para promocionar un plan con un presupuesto de diez millones. "El problema no es que se llame bilingüe a un centro que sólo tiene 30 alumnos en el proyecto, o que se gaste casi un 20% del presupuesto en publicidad. Eso es grave, pero lo fundamental es que se está excluyendo a muchas familias", critica la diputada de IU especializada en Educación, Eulalia Vaquero.

La oposición valora algunas virtudes de enseñar en inglés un mínimo de un 30% de las horas lectivas pero advierte de que el peaje es demasiado caro. "Los auxiliares de conversación ayudan mucho. Permiten a los chicos tener un buen nivel de conversación. Para los padres es muy goloso pero es crear el gueto dentro del gueto", define Vaquero. "Los padres quieren ir porque es limpio, no hay negros ni inmigrantes, así de claro", denuncia Ruiz Gallego, docente en Moratalaz.

Igualdad de oportunidades

Esta opinión dista mucho de la que ofrecen en la consejería. "Es el único programa que se basa en la igualdad de oportunidades porque afecta al 100% del curso en el que se implanta", destacó Gisbert a unos alumnos de Magisterio de la Escuela Universitaria Cardenal Cisneros en referencia al programa en Primaria.

"Da gusto oírles hablar inglés. Pero son sólo un grupo de 1º de ESO de los siete que tenemos. Son la élite de la élite", analiza Sánchez, profesora del Tirso de Molina. Según sus docentes, en este instituto se cumple la advertencia que suele lanzar el ministro de Educación, Ángel Gabilondo: "La calidad sin equidad es elitismo".

Los siete cursos de 1º de ESO del Tirso de Molina se quedan en seis en 2º de ESO y en cinco en 3º de ESO. El Bachillerato del único centro de Secundaria de Vallecas dentro del programa bilingüe se queda al final con solo tres cursos. En tres años pierde a más de la mitad de su alumnado. El abandono escolar se muestra aquí de la manera más radical. "Cuando ves que tenemos un ratio de 30 alumnos por clase, y sin desdoblamiento, te preguntas si merece la pena el bilingüismo", concluye María Ximénez, profesora en el Tirso de Molina.