Archivo de Público
Sábado, 30 de Abril de 2011

El Gobierno ofrecerá ayudas para construir la nueva internet

El protocolo de direcciones se agotará a finales de año

BLANCA SALVATIERRA ·30/04/2011 - 08:00h

IÑAKI GARCÍA - El cambio es necesario ante el gran número de máquinas conectadas.-

La internet que conocemos hoy tiene fecha de caducidad debido a sus recursos limitados. Las 4.295 millones de direcciones IP que permite el actual protocolo IPv4 se agotarán previsiblemente a finales de este año y, sin ese número que identifica a cada ordenador en la red, sería imposible conectar nuevas máquinas. El Consejo de Ministros aprobó ayer un plan para incentivar la adopción del IPv6, el sucesor del extinto IPv4. Con él, el número de direcciones IP disponibles aumentará a 340 sextillones (1 sextillón equivale a 1036) al extender la longitud de las mismas de 32 a 128 bits.

El propio Ministerio de Industria incorporará el protocolo en sus servicios de internet. El coste del cambio ha sido de 230.000 euros, si bien desde la Secretaría de Estado se ha matizado que el traslado se ha realizado con la colaboración de empresas privadas. Además de jornadas formativas, el plan del Gobierno contempla ayudas (no cuantificadas) dentro del Plan Avanza 2. Entre las medidas destacadas también está el asegurar el funcionamiento del IPv6 en el sistema de nombres de dominios .es. El Gobierno prevé la incorporación de este protocolo en las empresas como requisito para participar en los procesos de compra pública.

"No vamos a permitir que los usuarios tengan problemas para conectarse"

El secretario de Estado de Telecomunicaciones para la Sociedad de la Información, Bernardo Lorenzo, destacó ayer la importancia de la incorporación del protocolo IPv6 para el desarrollo de la conocida como "internet de las cosas". Se prevé que en el año 2020 habrá más de 50.000 millones de máquinas de todo tipo conectadas a internet y, para establecer esa conexión, es necesario que cada una de ellas cuente con una dirección IP, un hecho imposible con el protocolo IPv4.

Qué supone el cambio

La ICANN es la encargada de asignar los grandes bloques de direcciones a los cinco registros en los que se reparte el mundo. Este organismo repartió la totalidad de direcciones IPv4 el pasado febrero y, cuando estas se agoten, pasarán a ser IPv6. Hay máquinas, no obstante, que sólo funcionan con el sistema IPv4. Por eso es necesario que convivan los dos sistemas durante unos años hasta que se produzca el relevo definitivo.

En 2020 habrá más de 50.000 millones de máquinas conectadas

"Llevamos meses trabajando con las operadoras, que están estudiando qué modelo van a implementar en torno al IPv6. Desde luego, no vamos a permitir que los usuarios tengan ningún problema para conectarse", especificó Lorenzo. El secretario de Estado de Telecomunicaciones también reconoció que, pese al impulso que se va a dar desde el Gobierno a este nuevo sistema, la labor más importante estará en manos del sector privado.

El salto de IPv4 a IPv6 supone mayor seguridad y conectividad para los usuarios, pero estos no tienen que realizar ninguna modificación. Son las operadoras, los prestadores de servicios y de contenidos en internet y los fabricantes de equipos los que tendrán que adaptar sus soluciones y cursar el tráfico de datos a través de IPv6. La solución para los proveedores de contenidos pasa por ofrecerlos en los dos protocolos. En el caso de no adaptarse a las nuevas posibilidades, el crecimiento de internet vivido en los últimos años se estancaría.

El próximo 8 de junio se celebrará el Día Mundial del IPv6, una prueba que mostrará el grado de preparación ante los futuros cambios. En el evento participarán proveedores de contenido como Google o Facebook. Se calcula que en este momento sólo un 1% de las webs tienen su versión IPv6 preparada.