Archivo de Público
Viernes, 29 de Abril de 2011

"Esta es una película que no quiere juzgar"

Belén Rueda. Actriz. Interpreta en 'No tengas miedo' a la madre de una joven que intenta superar los abusos sexuales sufridos en su infancia

 

B. G. J. ·29/04/2011 - 08:00h

Rueda, en la gala de los nominados a los Goya. getty

El personaje que interpreta Belén Rueda (Madrid, 1965) en la última película de Montxo Armendáriz no tiene nombre. No tengas miedo, que se estrena hoy, es la historia de la joven Silvia, que a sus 25 años lucha por salir del túnel en el que vive desde que, siendo niña, empezó a sufrir abusos a manos de su padre (Lluís Homar). El personaje de Rueda, que como el resto del reparto aparece sólo en los momentos puntuales que interesa a la historia de la protagonista, es simplemente "la madre".

¿Cómo ha afrontado este papel, que debe construirse principalmente a partir de todo lo que no sabemos de él?

"Mi personaje se comporta como si no quisiera saber nada de lo que pasa"

En las películas en las que tienes la oportunidad de hacer que tu personaje evolucione a lo largo de toda la historia resulta más fácil. Por contra, cuando intervienes sólo en determinados momentos, resulta más complicado porque, como actriz, tienes que resumirlo y contarlo todo y tienes pocas secuencias para hacerlo. Y en esta película más, porque tiene una característica muy importante, y es que se habla poco y se cuenta mucho.

Los silencios son muy importantes.

Efectivamente. En muy pocas secuencias hay que definir la relación que la madre tiene con su hija, a partir de cosas muy pequeñas. Pero estoy convencida de que el espectador va a entender esa relación, la que tiene con su marido, con su trabajo y con el mundo exterior. En la relación con su hija, por ejemplo, ella se comporta como una adulta, en lugar de ponerse a la altura de la niña, como si no quisiera saber nada de lo que le pasa.

"Es una película de silencios donde se habla poco y se cuenta mucho"

Es el papel de una ausencia.

Exacto. Al personaje lo fuimos creando a partir de esa incapacidad de comunicación. Y es una incomunicación para no afrontar el dolor. Hemos contado con la colaboración de psicólogos y me decían que son personas que congelan sus sentimientos.

¿Ha sido muy importante el trabajo a partir de un problema real?

Sí, la inmersión que te permite este trabajo es maravillosa. Te permite meterte en los problemas de forma muy intensa y profunda, de manera que te hacen entender cuál es la situación de cada uno de los protagonistas. Con esto no quiero decir que los entienda, pero también es verdad que hay una característica de la película, y que para Montxo [Armendáriz] era muy importante, y es no juzgar. Planteamos una situación que en un momento dado resulta cotidiana. Y ese es el horror.

¿Cree que este problema sigue siendo un tabú en la sociedad española?

No es que lo crea, estoy convencidísima. Por dos razones: por el tema del sexo, que sigue siendo un tabú muy fuerte, y porque muchas veces ocurredentro de las familias. Si sacas a la luz este problema, estás afectando a personas que quieres. Es una contradicción brutal, que hace que las víctimas crezcan con culpabilidad, con una sensación de inseguridad y soledad. En cuanto sacas este tema a la luz, la sociedad, en tu propio entorno, te miran de una forma diferente. Y eso es lo que no quieren las víctimas.