Archivo de Público
Viernes, 29 de Abril de 2011

La Generalitat asume que no cumplirá el déficit en 2011

Mas-Colell reitera que seguirá reclamando al Gobierno 1.450 millones hasta el último día

J. RAMÓN GONZÁLEZ CABEZAS ·29/04/2011 - 01:00h

La Generalitat asume de facto que este año incumplirá el objetivo de déficit (1,3% del PIB) ante la "irreductible" posición del Gobierno central al negar el adelanto de 1.450 millones a cuenta del Fondo de Competitividad. Sin embargo, continuará reclamando esta suma "hasta las cero horas del último día de diciembre de 2011", reiteró ayer el conseller Andreu Mas-Colell. "Nos haremos pesados hasta el último momento", afirmó el titular de Economia de la Generalitat, quien, sin embargo, se mostró conciliador al valorar la reunión del Consejo de Política Fiscal del miércoles.

"Estamos de acuerdo en que estamos en desacuerdo y esta tercera vía suele ser satisfactoria para ambas partes", afirmó con ironía para definir la situación del conflicto con el Gobierno. "En todo caso hay total coincidencia en que no se puede incluir en unos Presupuestos un fondo que no se ingresa", añadió el conseller, quien, por otro lado, destacó la actitud de la Generalitat al apoyar la propuesta del Gobierno sobre el límite del déficit en 2012-2014, al contrario que las comunidades del PP.

"El Gobierno central quizás no apruebe un presupuesto en 2011 con una desviación, pero creemos que lo esencial es no autoengañarse, ya que sería pan para hoy y hambre para mañana. Lo que vale es la credibilidad a medio plazo", afirmó el conseller. "Nosotros queremos evitar un choque de trenes", añadió Mas-Colell.

Los partidos de la oposición reiteraron ayer su respaldo con matices a la posición del Govern. Desde el PSC, Joaquim Nadal, acusó a la vicepresidenta Salgado de atrincherarse en una postura "inflexible" y advirtió de que se está "sembrando la semilla de nuevas tormentas no deseables tras el 22-M".

Alicia Sánchez-Camacho garantizó el apoyo del PP en el Congreso a la reclamación de la Generalitat, emplazó al PSC a presionar a Zapatero y defendió votar en la Cámara el texto aprobado por la Entesa (donde figura el PSC), PP y CiU con el voto en contra del PSOE.

Joan Herrera (ICV) reiteró también su apoyo y advirtió que bajar el déficit al 1,3% en un año es un "suicidio". Joan Puigcercós (ERC) alentó al Govern a fijar un déficit público equivalente al importe de las partidas que reclama al Gobierno central.