Martes, 15 de Enero de 2008

Touriño anuncia que un dispositivo, acorde con el estado del mar, sigue la búsqueda de 4 desaparecidos

EFE ·15/01/2008 - 16:09h

EFE - La delegada de Pesca de la Xunta de Galicia, Rosa Liaño, acompañada por José María Santiago, el armador del barco pesquero "Cordero".

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, ha informado hoy de que, en estos momentos, un dispositivo "acorde con las circunstancias climáticas y la situación del mar" continúa la búsqueda de los cuatro marineros desaparecidos en el naufragio de, pesquero "Cordero", que naufragó esta mañana.

Así lo explicó Touriño este mediodía en una rueda de prensa celebrada en la Gerencia del Hospital Juan Canalejo, donde aseguró que "está abierta la investigación" sobre las causas del suceso, ya que "las circunstancias del mar y las características del barco no hacían prever" la posibilidad de un naufragio.

No obstante, el líder del Gobierno gallego calificó como "complicado" el estado del mar, ya que "la velocidad del viento es de 90 kilómetros por hora, las olas alcanzan una altura de entre 9 y 10 metros" y se registra una visibilidad escasa, detalló.

Tres de los cuatro tripulantes rescatados, dos gallegos y uno de Indonesia, permanecen en el centro hospitalario, mientras que un cuarto tripulante, que fue rescatado sin vida, fue trasladado a las dependencias del Juan Canalejo, tras su llegada al aeropuerto coruñés de Alvedro, alrededor de la una del mediodía.

Allí, el armador del buque siniestrado, José María Santiago, realizó el primer reconocimiento del cadáver, y ahora falta el testimonio de sus familiares.

La coordinadora del servicio de Urgencias del Canalejo, Carmen Pita, informó de que Marcos Ures García, de 29 años, natural de Ponteceso y residente en Malpica, que fue el primero en llegar al centro, poco después de las 8 horas, está ingresado en la UCI "con pronóstico grave", al presentar una contusión lumbar y algo de líquido en los pulmones, si bien no se teme por su vida.

Por su parte, el contramaestre José Manuel Parada, de 30 años, que llegó al hospital alrededor de las 10 horas, presentaba lesiones superficiales provocadas por el frío en antebrazos y en la zona cervical, por lo que fue trasladado a la Unidad de Preingreso (UPI), donde se recupera de un pronóstico reservado.

Finalmente, un tercer joven, Hendra Hermawan, de 25 años y nacionalidad indonesia, no registra "ninguna lesión reseñable", aunque se encuentra ingresado en observación.

Durante su intervención, el jefe autonómico declaró que tuvo la oportunidad de hablar con dos de los tripulantes rescatados, que, aseguró, estaban "conmocionados" por lo sucedido, ya que "no preveían que pudiera pasar" algo así, pero los encontró "con un ánimo razonable".

Al parecer, éstos relataron que tuvieron la sensación de recibir "un golpe imprevisto", tras lo que el barco se hundió "de manera inmediata", por lo que no les dio tiempo a reaccionar.

Pérez Touriño expresó su "apoyo, solidaridad y afecto" con las víctimas y sus familiares, y, al ser preguntado sobre la posibilidad de que se traslade al municipio coruñés de Ribeira, de donde procedía el buque hundido, respondió que quiere "estar próximo" a los afectados y que irá actuando "en función de las circunstancias".

También mencionó su reunión con el armador del barco y con el alcalde de Ribeira, José Luis Torres Colomer, que estaban "con buen ánimo después de esta tragedia", afirmó.

Sobre la posibilidad de que la Administración establezca medidas para evitar que los barcos salgan a faenar en situaciones de alerta por temporal, subrayó que ya existe un dispositivo que emite cada cuatro horas información sobre el estado del mar a la flota pesquera y determina los distintos niveles de alerta.