Archivo de Público
Jueves, 28 de Abril de 2011

Dimiten 200 miembros del partido de Asad por la represión en Derá

Otros 28 renunciaron en Banias. La comunidad internacional sigue sin ponerse de acuerdo en una declaración conjunta

PÚBLICO.ES/Reuters ·28/04/2011 - 09:38h

Más de 200 integrantes del partido Baaz, el único legalizado en Siria, dimitieron anoche como forma de protesta por la violencia empleada por el régimen de Bashar al Asad para reprimir las manifestaciones a favor de reformas democráticas.

"En vista de la negativa posición adoptada por los líderes del Partido Socialista Árabe Baaz con respecto a los eventos en Siria y Derá, y después de la muerte de cientos de personas y de miles de heridos por la actuación de las fuerzas de seguridad, presentamos esta dimisión colectiva", dijeron en un comunicado. 

Todos forman parte del partido en la ciudad de Derá, donde el régimen ha utilizado al Ejército y los carros blindados para reprimir las protestas de manera brutal. Es la primera señal de disensión dentro del partido que gobierna en Siria desde el golpe de estado de 1963, algo posiblemente impensable antes de las protestas que se iniciaron el 18 de marzo precisamente en Derá.

Además de estos, otros 28 militantes del Baaz en la ciudad costera de Banias renunciaron a sus cargos ayer, también como protesta "por las prácticas de las fuerzas de seguridad contra nuestros honorables ciudadanos". 

Sin acuerdo sobre la condena

Un grupo proderechos humanos calculó ayer que desde que empezaran las protestas han muerto 453 personas en Siria, mientras que un grupo de activistas exiliados emitió un comunicado alertando de que la situación puede degenerar en una guerra civil.

Más de un centenar perecieron en los ataques del Ejército el pasado viernes contra los manifestantes, lo que provocó que la comunidad internacional empezara a criticar con dureza a Asad.

Ayer, Italia, Francia, España y Reino Unido convocaron a los embajadores sirios para transmitirles su preocupación, aunque a pesar de todo, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sigue sin ponerse de acuerdo en cuanto a la declaración conjunta de condena que están preparando.