Martes, 15 de Enero de 2008

Rice reitera en Bagdad la voluntad de EEUU de reducir su presencia militar en Irak

EFE ·15/01/2008 - 08:56h

EFE - El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki (d), dialoga con la secretaria de estado estadounidense, Condoleezza Rice, durante su reunión en Bagdad, Irak, el martes 15 de enero.

La secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, reiteró hoy en Bagdad la voluntad de su país de reducir la presencia de soldados estadounidenses en Irak, gracias a los "progresos notables" que se han obtenido.

Rice aseguró que el presidente de EEUU, George W. Bush, "tomará en consideración las recomendaciones de sus jefes militares sobre la retirada de miles de sus soldados de Irak".

La jefa de la diplomacia estadounidense hizo estas declaraciones durante una visita sorpresa al país árabe, donde se entrevistó con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, el presidente, Yalal Talabani, y el presidente de la región autónoma del Kurdistán iraquí, Masud Barazani, entre otros.

"Dada mi presencia en la región, he decidido visitar Irak con el objetivo de apoyar lo que está sucediendo en Irak, país que ha sido testigo de avances en el frente político", señaló Rice en una rueda de prensa conjunta con el ministro iraquí de Exteriores, Hoshiyar Zebari.

Asimismo, la titular de Exteriores de EEUU elogió la mejora de la seguridad en Irak y reiteró el apoyo de su país al gobierno de Al Maliki.

"Este es un nuevo día para Irak -destacó-. Un Irak que lucha contra el terrorismo y que es un ejemplo para los Estados vecinos de cómo las gentes de etnias y religiones distintas pueden convivir".

Rice también mostró su confianza respecto al descenso de la violencia que se ha registrado en los últimos meses en Irak: "Hay un espíritu de cooperación... Éste es un momento para la esperanza", dijo.

Además, hizo referencia expresa a la ley aprobada recientemente por el Parlamento iraquí que rehabilita para la función pública a los ex miembros del partido Baaz, considerado el partido del dictador Sadam Husein, ejecutado en diciembre de 2006.

"Hay un progreso notable en los campos de la seguridad y la política", recalcó Rice en su intervención en la fortificada "zona verde" de la capital iraquí.

"La nueva ley es un paso adelante en el camino de la reconciliación nacional, pero todavía queda mucho trabajo, porque el ritmo de la reconciliación no es el que quiere Washington", añadió la diplomática.

Por su parte, el ministro de Exteriores iraquí manifestó el apoyo de "la mayoría de las fuerzas influyentes" en el país árabe al acuerdo de cooperación y amistad anunciado en septiembre pasado por EEUU e Irak.

"Nosotros, como Gobierno iraquí, explicamos el asunto a la mayoría de los Estados árabes y a sus líderes, ya que no hay nada secreto en el asunto porque es un proceso transparente en el que participan todos los iraquíes", explicó Zebari.

Por su parte, Rice apuntó que el Ejecutivo iraquí "elegido de manera democrática" y EEUU acordaron el establecimiento de relaciones a largo plazo entre ambos países.

"Tenemos muchos intereses comunes y el más importante de ellos es el surgimiento de un Irak unificado, un Irak que pueda defenderse y que disponga de la fuerza y seguridad suficientes para afrontar los desafíos", afirmó.

Esta es la segunda visita que Rice efectúa a Irak en menos de un mes, después de la que llevó a cabo el 18 de diciembre pasado y en la que mostró el apoyo de su país a los intereses de Turquía, el mismo día en el que el Ejército turco realizó su primera incursión terrestre en el norte de Irak.

Precisamente, la visita de hoy coincide con un bombardeo aéreo turco en la región autónoma del Kurdistán iraquí.