Martes, 15 de Enero de 2008

España pide a los países ribereños un "cambio radical" de modelo de gestión costera

EFE ·15/01/2008 - 17:20h

EFE - El director general de Costas, José Fernández (2i), preside la Conferencia de las Partes del Convenio para la protección del Medio Marino y la Region Costera de Mediterráneo que se está celebrando del 15 al 18 de enero de 2008 en el Palacio de Congresos de Aguadulce, en Roquetas de Mar (Almería).

El director general de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, José Fernández, ha pedido hoy a los representantes de los 21 países mediterráneos que participan en la XV Conferencia de las Partes del Convenio de Barcelona que establezcan un "cambio radical" en el modelo de gestión del litoral.

Durante el acto de inauguración de la conferencia, que tendrá lugar hasta el viernes en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Roquetas de Mar (Almería) con el objetivo de revertir los efectos del cambio climático en el Mediterráneo, el director general de Costas ha señalado que el "reto actual no consiste en hacer lo mismo pero mejor", sino en establecer un "cambio radical del modelo" de gestión en este mar.

España es el país anfitrión de esta reunión del Plan de Acción del Mediterráneo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP), conocido como "Convención de Barcelona", en la que los representantes reunidos persiguen la aprobación de un nuevo Protocolo de Gestión Integrada de la Zona Costera.

Este documento, que deberá ser ratificado por los 21 países miembros, tendrá un contenido vinculante y podría establecer, entre otras medidas, la obligación para todas las partes de preservar de edificaciones e infraestructuras los cien primeros metros de la línea de costas.

Fernández, máximo representante de España en esta conferencia de la ONU hasta la incorporación mañana de la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, ha destacado asimismo la "necesidad urgente" de poner en marcha medidas eficaces con las que corregir los "desequilibrios" en el litoral mediterráneo.

El agotamiento de "ciertos modelos insostenibles" que se han mantenido durante las últimas décadas, además de los cambios en el uso del suelo y de la acción del cambio climático, han propiciado una "alteración drástica" de los ecosistemas de algunas regiones mediterráneas, cuyo litoral, ha dicho, precisa de una gestión integrada por todos los países ribereños.

En este sentido, y ya en declaraciones a la prensa, el responsable ha indicado que el nuevo protocolo será un "instrumento potente" que fijará reglas comunes y de obligatorio cumplimiento para todos los países firmantes, con el fin de evitar "la fragmentación territorial, sectorial, administrativa y política" y afrontar los grandes retos de un mar "en donde muchas zonas costeras se están deteriorando progresivamente".

El Jefe de la División de Protección del Medio y de los Ecosistemas Marinos, Javier Cachón, ha dicho a Efe que la aprobación de este documento servirá para establecer un compromiso común de respeto a la línea de costas, una medida que España contempla en su legislación, pero sobre la que "no hay nada en algunos países del área mediterránea".

Cachón ha añadido que "España es un ejemplo de gestión del litoral", aunque ha matizado que su litoral no está a salvo de amenazas como el exacerbado desarrollo urbanístico, la sobreexplotación pesquera, los vertidos o los efectos del calentamiento global en un mar especialmente sensible, debido a su condición interior.

Esta semana los representantes reunidos en la conferencia abordarán, asimismo, la puesta en marcha de nuevos planes de acción para la protección de los arrecifes de coral y las tortugas marinas, además del estudio de las técnicas de captura y del secuestro de dióxido de carbono en estructuras geológicas submarinas del Mediterráneo.