Archivo de Público
Jueves, 28 de Abril de 2011

Trillo da por hecho que Camps será juzgado junto con Correa

El exministro dice que el auto del TSJCV implica que el proceso del 'caso de los trajes' se demorará

ALICIA GUTIÉRREZ ·28/04/2011 - 01:00h

El president de la Generalitat y el PP valenciano, Francisco Camps, en un acto público. Juan Navarro

Federico Trillo, exministro de Justicia y estratega jurídico del PP, irrumpió ayer en el debate sobre las consecuencias reales del auto por el que la Justicia valenciana aceptó el martes investigar, junto con Camps y en el llamado caso de los trajes, a Francisco Correa y otros dos presuntos jefes de la trama Gürtel. "Esto retrasa todo", dijo en Alicante el dirigente conservador al tiempo que daba por hecho que no habrá "decisiones" judiciales en campaña. Sus palabras implican una admisión tácita de que Camps y Correa serán objeto de un solo juicio y no de dos, hipótesis esta última que ayer persistían en considerar más que verosímil fuentes del Tribunal Superior valenciano (TSJCV) y calificada de inviable por la mayoría de los juristas consultados por Público. Si el juez del caso, José Flors, tuviese en efecto manos libres y optara por desgajar la investigación en torno a Correa de la ya abierta sobre Camps, la audiencia previa a la apertura de juicio al president se celebraría antes de las elecciones. Y, según Trillo, eso no ocurrirá.

La Ley del Jurado preceptúa que, una vez llegue a su poder el escrito de las defensas, el juez convocará "el día más próximo posible" una vista para decidir sobre la pertinencia de abrir juicio. Flors decidió esperar a que la Sala del TSJCV resolviera los recursos pendientes, tarea que ya ha cumplido el tribunal. Y eso significa que la audiencia preliminar tendría que celebrarse en las próximas semanas de ser cierto que el magistrado se aferra a la idea de juzgar a Camps y sus subordinados en un proceso distinto al de Correa y los suyos. Para Camps, como deslizó ayer Federico Trillo, un juicio rápido sería la mejor opción. Compartir banquillo con Correa, la peor, aunque eso no lo dijo. Tras dos años de maniobras dilatorias, Trillo aduce ahora que demorar el juicio es "lo que le interesa al PSOE".

Tras dos años de dilaciones, el PP dice ahora que el PSOE busca atrasar el juicio

La discusión sobre si Flors es soberano para unir o dividir todo lo vinculado a los trajes se sustenta en una frase del auto del TSJCV. En esa oración, y después de haber dictado que lo que hizo Correa en cuanto a la compra de regalos debe acumularse al procedimiento ya en curso, la Sala dice esto: "(...) procediendo el magistrado instructor de esta Sala con plena libertad de criterio a resolver lo que estime procedente".

Pero, a tenor de la opinión vertida ayer por la mayoría de expertos en derecho procesal consultados por este diario, esa mención a la "libertad de criterio" de Flors en absoluto conlleva una autorización para que desglose el caso y se salte la orden de acumulación.

Una orden sin discusión

Según Trillo, no habrá decisiones judiciales en campaña

Víctor Moreno Catena y Vicente Gimeno Sendra, figuras de referencia en el derecho procesal español, subrayan que el auto del TSJCV no ofrece dudas: la resolución, coinciden ambos, ordena la "acumulación" de todos los hechos relacionados con los trajes. El auto "ordena radicalmente" un juicio conjunto, sostiene Moreno Catena, catedrático en la Universidad Carlos III. "La acumulación es clara", opina Gimeno Sendra, catedrático de la UNED y magistrado emérito del Constitucional. "El auto agrega Gimeno es impecable y dice lo que tenía que haber dicho [el TSJCV] cuando en 2009 archivó el caso" y obligó al Supremo a reabrirlo.

En la misma línea se pronuncian Inmaculada Ramos Tapia, profesora en la Universidad de Granada, y el magistrado José Luis Ramírez, portavoz de Jueces para la Democracia. "Sería absurdo que la Sala asumiera la competencia para conocer de una causa y que, luego, el magistrado instructor se inhibiera a favor de otro magistrado instructor o de una Sala diferente a la propia", argumenta Ramos Tapia.

La resolución del tribunal, esboza el juez Ramírez, "es congruente con los razonamientos jurídicos" que preceden a la decisión final. Porque esos fundamentos y en ello inciden los cuatro juristas remarcan una y otra vez que comprar los trajes y aceptarlos gratuitamente forman las dos caras de la misma moneda. En el argot jurídico, son hechos "conexos". Y precisamente porque están íntimamente ligados y afectan a aforados es por lo que el Tribunal valenciano acepta la inhibición planteada por la Justicia madrileña y avala que los presuntos delitos cometidos por Correa, Crespo y Pérez se sometan a una "valoración conjunta en el mismo proceso" con las infracciones penales imputadas a Camps y los suyos. Juzgarlos por separado, y así lo avisa el propio TSJCV, entrañaría el riesgo de "resoluciones contradictorias". O, lo que es lo mismo, abriría la puerta a una hipotética absolución de quienes recibieron los trajes y una igualmente hipotética condena de quienes los pagaron. O viceversa.

La mayoría de los juristas consultados cree inviable que Flors desgaje el caso

Los cuatro juristas citados interpretan la apelación a la libertad de Flors en el mismo sentido: el de que el magistrado no está sujeto a ninguna disciplina para decidir si la compra de trajes reviste indicios de delito. Ni si ese delito fue el de soborno. Ni si debe atribuírselos al trío Gürtel al completo o no. En otras palabras, Flors goza de plena potestad para concluir que Correa no infringió la ley al pagar trajes para el jefe del Gobierno que otorgó más de 14 millones de euros en contratos a la trama. Esa opción, aun escandalosa políticamente, resultaría irreprochable en lo jurídico, sostienen los expertos. Pero Flors, insisten, carece de libertad para desgajar el caso. "No puede decidir sobre la acumulación porque en esa materia no tiene jurisdicción propia", destaca Víctor Moreno.

En el polo opuesto se sitúan Hernán Hormazábal, catedrático de Derecho Penal, y el penalista madrileño Camilo Soler. Ambos creen que el auto deja "manos libres" a Flors. "En derecho alega Hormazálbal no hay una sola solución correcta".