Martes, 15 de Enero de 2008

Citigroup gana un 83 por ciento menos en 2007 a causa de la crisis hipotecaria

EFE ·15/01/2008 - 16:05h

EFE - El mayor banco de Estados Unidos por activos y el primero de la temporada en presentar resultados informó hoy que en 2007 ganó 3.617 millones de dólares, frente al beneficio de 21.538 millones acumulado en 2006.

El beneficio de Citigroup cayó en 2007 un 83 por ciento debido principalmente a una crisis hipotecaria que le ha llevado a anotarse 18.100 millones en amortizaciones por pérdida de valor de bonos y de deuda, y a negociar una inyección de capital exterior de 12.500 millones de dólares.

El mayor banco de Estados Unidos por activos y el primero de la temporada en presentar resultados informó hoy que en 2007 ganó 3.617 millones de dólares, frente al beneficio de 21.538 millones acumulado en 2006.

Su facturación fue de 81.698 millones, lo que supone un descenso del 9 por ciento respecto a la del año anterior, según detalló el banco, cuyo consejero delegado, Vikram Pandit, calificó los resultados de "claramente inaceptables".

Solo durante el cuarto trimestre de 2007 el grupo perdió 9.833 millones de dólares (1,99 dólares por acción), frente a los 5.129 que ganó en el mismo periodo de 2006 (1,03 por acción), mientras que la facturación cayó un 70 por ciento, hasta los 7.216 millones.

Al final de 2007 el grupo se había anotado 18.100 millones de dólares en amortizaciones derivadas de la revisión del valor de los bonos y la deuda en su poder respaldada por créditos con altas posibilidades de impago, en su mayoría de tipo "subprima" (de alto riesgo o baja calidad).

Además, en sus reservas contabilizó 3.310 millones de dólares por provisión de impagos en su negocio de créditos al consumo en Estados Unidos, incluidos hipotecarios, de tarjetas de crédito y para adquisición de automóviles.

Un año antes, esas reservas eran de tan sólo 127 millones de dólares, según el banco, que advierte que ve crecientes muestras de debilidad entre los hábitos de los consumidores estadounidenses, algo que podría ser indicio del comienzo de una recesión económica.

Pese a los malos datos generales, la compañía -que no tenía pérdidas trimestrales desde hace una década- acumuló resultados récord en sus negocios de consumo internacional (cuyos ingresos aumentaron el 45 por ciento en el cuarto trimestre).

Además, anotó récord de servicios de transacción (que acumularon la mayor facturación de su historia, tras aumentar un 44 por ciento) y administración de patrimonio (cuya cifra de negocio avanzó el 27 por ciento).

Para impulsar la recuperación del banco, Citigroup también anunció hoy una serie de medidas entre las que destaca un recorte del dividendo desde 54 a 32 centavos de dólar por acción, al tiempo que planea vender su actividad en determinadas áreas no estratégicas.

Además, anunció que se ha garantizado una inyección de capital de 12.500 millones de dólares, de los que 6.880 procederán del fondo de inversión del Gobierno de Singapur, entre otros inversores extranjeros.

También aportará fondos el actual primer accionista del banco, el príncipe saudí Alwaleed bin Talal, que entró en el banco en 1991 tras aprovechar también un momento de crisis y que controla casi el 5 por ciento.

Esta inyección se suma a la ya anunciada en noviembre de 7.500 millones de dólares por parte del fondo de inversión del emirato Abu Dhabi.

Con la presentación de estos resultados, Citigroup, cuyos acciones subieron el lunes el 1,8 por ciento en la Bolsa de Nueva York, pone fin a los rumores entre analistas e inversores sobre en qué medida sus cuentas se habrían visto afectadas por la crisis hipotecaria.