Martes, 15 de Enero de 2008

Bush presiona a Arabia Saudí para que suba la producción de crudo

EFE ·15/01/2008 - 10:41h

EFE - El presidente norteamericano George W. Bush participa en una mesa redonda con empresarios saudíes en la Embajada de Estados Unidos en Riad, Arabia Saudí, hoy martes 15 de enero.

El presidente de EEUU, George Bush, instó hoy a la OPEP a que eleve la producción de crudo por el impacto que su alto precio tiene sobre la economía de su país, que está en peligro de caer en una recesión.

"No hay mucha capacidad adicional en el mercado. La demanda ha superado a la oferta", se quejó el presidente norteamericano, de visita oficial en Riad.

Bush reveló que abordará el tema del petróleo durante la reunión que hoy mantendrá con el rey Abdulá Bin Abdelaziz de Arabia Saudí, que le ofrecerá una cena en su honor en su finca en Al Janadriyah.

"Esta noche hablaré de nuevo a su majestad sobre el hecho de que los precios del petróleo son muy altos, algo que crea dificultades para nuestra economía", dijo Bush.

Arabia Saudí posee aproximadamente una cuarta parte de los recursos petroleros del mundo y es la voz con más peso en la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

El presidente dijo que su deseo es que "cuando la OPEP considere diferentes niveles de producción, entienda que si la economía de uno de sus mayores consumidores sufre, eso significará menos compras de petróleo y de gas".

Esas presiones provocaron una caída inicial en la cotización del crudo en los mercados.

Su petición recibió una respuesta pública inmediata del ministro saudí de petróleo, Ali Al-Naimi, que manifestó receptividad a los argumentos del presidente norteamericano, aunque no anunció la subida de la producción que le había reclamado.

"Nosotros también estamos preocupados. No queremos que Estados Unidos caiga en una recesión", dijo Al-Naimi en inglés en una rueda de prensa ante los periodistas que acompañan a Bush en su viaje.

El ministro reconoció que el alto precio del petróleo es uno de los factores que hacen temer una recesión en Estados Unidos, el mayor consumidor de energía del mundo.

Sin embargo, su respuesta a Bush sobre el nivel de bombeo fue críptica.

"Subiremos la producción cuando el mercado lo justifique, ésa es nuestra política", dijo Al-Naimi, quien afirmó que a Arabia Saudí no le interesa que haya "desviaciones significativas en las reservas o los precios".

Al-Naimi no quiso predecir, sin embargo, el valor futuro de la gasolina. "Si supiera la respuesta a esa pregunta, estaría en Las Vegas, y no aquí", señaló.

Los miembros de la OPEP se reunirán el 1 de febrero en Viena para determinar la producción conjunta, después de que en diciembre la organización decidiera no modificar su nivel de bombeo.

Desde entonces, el precio del barril (159 litros) ha tocado los 100 dólares en el mercado de Nueva York, aunque luego ha retrocedido de ese nivel.

Ayer cerró a 94,20 dólares el barril en ese mercado, después de añadir 1,51 dólares a su cotización del día anterior.

Bush llegó ayer, lunes, a Riad, procedente de Dubai, y mañana, miércoles, se desplazará al balneario egipcio de Sharm el Sheij para reunirse con el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, etapa final de su gira por Oriente Medio, la mayor por la zona desde que es presidente.

Ésta es la primera vez que Bush visita Arabia Saudí, pese a las estrechas relaciones económicas y militares de ambos países, mientras que el rey Abdulá ha estado en dos ocasiones en el rancho de Bush en Crawford, en Texas, donde el presidente estadounidense recibe sólo a los dignatarios que considera más cercanos.

Para corresponder, el monarca saudí acogió hoy a Bush en Al Janadriyah, un oasis de ocho kilómetros cuadrados donde cría 150 caballos árabes de pura raza.

Bin Abdelaziz le mostró algunos de sus animales más preciados, entre ellos "Alysheba", el ganador del Derby de Kentucky en 1987, que ahora es uno de los sementales de las cuadras reales.