Martes, 26 de Abril de 2011

Berlusconi frenó los planes nucleares de Italia por las encuestas

El primer ministro reconoce que su Gobierno dio marcha atrás a la construcción de cuatro plantas por miedo a un referéndum convocado por la oposición

DANIEL DEL PINO ·26/04/2011 - 18:58h

EFE - Sarkozy y Berlusconi, tras la cumbre entre Francia e Italia celebrada en Roma. -

Ahorrándose el comentario, es probable que al final hubieran dejado de arreciar las críticas, pero no se aguantó. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en un arranque de apología nuclear durante la rueda de prensa posterior a la cumbre Italia-Francia celebrada en Roma, reconoció que su Gobierno había decidido dar marcha atrás a la construcción de cuatro plantas por miedo al referéndum que la oposición había convocado para junio.

"Lo sucedido en Japón asustó a nuestros ciudadanos, lo sabemos por los sondeos de opinión que hacemos, así que si hubiéramos ido al referéndum no habríamos tenido energía nuclear en Italia en muchos años. Esperaremos el tiempo que sea necesario" para sacar adelante el programa nuclear, dijo Berlusconi ante el presidente francés, Nicolas Sarkozy, con el que pactó en agosto de 2009 la creación conjunta de cuatro centrales nucleares en Italia.

El primer ministro acababa de reconocer que había paralizado su política energética por miedo, no sólo al referéndum, sino a que el tema saltara en la campaña electoral de las elecciones municipales de mayo. Sarkozy, para quitar hierro al asunto, dijo respetar "vuestros motivos y si repensáis la estrategia estaremos listos para colaborar".

Il Cavaliere se quejó amargamente de que Italia tenga que "comprar toda su energía del extranjero", aunque no tardó en buscar un culpable: "En los años 70 estábamos a la vanguardia en tecnología nuclear, pero sabemos que el ecologismo de izquierda se metió por medio y consiguió parar el proyecto". Berlusconi se saltó la parte en la que los italianos ya votaron no a la energía nuclear en un referéndum un año después de la catástrofe de Chernóbil.