Martes, 26 de Abril de 2011

El ritmo circadiano daría claves para diagnosticar la epilepsia

Reuters ·26/04/2011 - 16:40h

Por Rob Goodier

Una sola pregunta ayudaría a los médicos a diagnosticar el tipo de epilepsia: ¿Prefiere la mañana o la noche?

Un estudio revela que el 92 por ciento de los pacientes con epilepsia idiopática generalizada (EIG), que causa convulsiones al despertar, se consideran trasnochadores, no madrugadores.

Los pacientes con otros tipos de epilepsia, como las relacionadas con la localización, la EIG con convulsiones tónico clónico aleatorias durante el día y la EIG con fotosensibilidad, tienden a distribuirse de manera pareja entre aquellos dos cronotipos circadianos.

Esto, que surge de las respuestas de pacientes a cuestionarios sobre los hábitos asociados con los ritmos circadianos, aceleraría los esfuerzos médicos para diferenciar el diagnóstico de epilepsia, opinó el doctor Jorge Asconape, de Loyola University, en Chicago.

Asconape presentó los resultados de su estudio en la reunión anual de la Academia Estadounidense de Neurología.

Con su equipo estudió a 72 pacientes con epilepsia: 37 con EIG del despertar, 15 con EIG aleatoria y 20 con epilepsia relacionada con la localización (grupo de control).

El puntapié para realizar el estudio fue la descripción original de la epilepsia mioclónica juvenil (EMJ) que el doctor Dieter Janz realizó hace décadas cuando observó los hábitos nocturnos de los pacientes.

La EMJ fue una de los tres tipos de epilepsia representados en el grupo con EIG del despertar del nuevo estudio. Los otros dos fueron la epilepsia de ausencia juvenil y la EIG con convulsiones tónico clónico al despertar (opuestas a las aleatorias).

El estudio habría tenido por lo menos un factor que podría generar confusiones: todos los pacientes estaban bajo tratamiento farmacológico. "Es posible que la somnolencia que causa la medicación disminuya la energía matinal", dijo la doctora Jacqueline French, del Centro de Epilepsia de la New York University, y que no participó del estudio.

No obstante, French agregó: "Es un hallazgo muy interesante que, a los fines diagnósticos, debería repetirse en pacientes recién diagnosticados y que aún no están bajo tratamiento médico".