Martes, 26 de Abril de 2011

Algunos pacientes con cirugía cardíaca abandonan las estatinas

Reuters ·26/04/2011 - 16:34h

Por Amy Norton

Los pacientes cardíacos operados serían menos propensos a tomar los fármacos para el colesterol llamados estatinas que aquellos tratados por su problema del corazón sólo con medicación.

Estudios previos habían demostrado que los pacientes con enfermedad cardíaca saltean las dosis de estatinas o dejan de tomarlas. Y un nuevo estudio sugiere que los pacientes operados del corazón serían más propensos a hacerlo.

Saltearse dosis o dejar de tomar las estatinas es un problema grave, según los autores, porque esos fármacos reducen el riesgo de sufrir un nuevo infarto y prolongan la supervivencia.

"Los resultados realmente nos sorprendieron", dijo el autor principal, doctor Niteesh K. Choudhry, del Brigham and Women's Hospital y de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston. Es que, con su equipo, esperaba hallar una mayor adherencia al tratamiento.

Una cirugía, en especial un bypass cardíaco, "altera la vida", dijo Choudhry. De modo que habría que esperar que esos pacientes cumplan rigurosamente la terapia farmacológica.

Pero no fue así, según el estudio publicado en American Journal of Cardiology sobre más de 13.000 adultos mayores hospitalizados por un infarto o dolor grave del pecho por enfermedad coronaria.

A más de 9.400 se le había realizado un bypass o una angioplastia con stent para eliminar obstrucciones arteriales. El resto estaba sólo bajo tratamiento farmacológico, el cual incluía antihipertensivos, anticoagulantes y medicamentos para controlar el ritmo cardíaco.

Todos los participantes, incluidos los que estaban operados, tenían que tomar una estatina (estos fármacos cuestan entre 11 y 200 dólares por mes, según Consumer Reports).

El equipo halló que el 70 por ciento del grupo operado adhirió al tratamiento con estatina durante un año, comparado con el 79 por ciento del grupo tratado sólo con fármacos.

Casi todos los pacientes con enfermedad cardíaca grave, como los que participaron en este estudio, serían candidatos para el tratamiento con estatinas, comentó Choudhry.

Se desconoce por qué los pacientes operados son menos propensos a utilizarlas, pero Choudhry dijo que una posibilidad es que tendían a no seguir con dolores en el pecho. La falta de ese síntoma haría que algunos piensen que el remedio no es necesario. "Pensarían 'Me operaron y estoy bien'", dijo.

Otro motivo sería el costo de las estatinas. Aun con Medicare, un adulto mayor que necesita varios remedios no podría soportar todos los copagos. En otros casos, el problema serían los efectos adversos, como el dolor muscular.

Según figuró recientemente en Circulation, Choudhry recibió subsidios de Aetna, CVS Caremark, el Fondo Commonwealth y la Fundación Robert Wood Johnson, y actuó como consultor de Alosa Foundation, una ONG sin relación alguna con la industria de medicamentos o dispositivos.

En los casos de enfermedad cardíaca grave, dijo el autor, se suele indicar un "cóctel" farmacológico, en el que todos los componentes son "críticamente importantes". "Si a un paciente le cuesta tomar todos los remedios, debe conversarlo con su médico", aconsejó.

Si las estatinas producen efectos secundarios, el autor opinó que podría reducirse la dosis, cambiar la estatina o utilizar otro fármaco para controlar el colesterol.

FUENTE: American Journal of Cardiology, online 18 de marzo del 2011