Martes, 26 de Abril de 2011

Hostigamiento entre pares genera mucho más que lesiones físicas

Reuters ·26/04/2011 - 16:11h

Por Genevra Pittman

Un nuevo estudio publicado en la revista Pediatrics revela que los niños víctimas del hostigamiento de pares son más propensos a ir a la enfermería escolar por enfermedades y síntomas no clínicos, además de lesiones.

Esto demuestra que las enfermeras escolares están en primera línea para detectar los casos de hostigamiento -o bullying- y hacer que cesen. Consultarlas podría ser "otra forma de determinar qué sucede entre los alumnos", opinó Eric Vernberg, de la University of Kansas en Lawrence.

Estudios recientes sugirieron que ser víctima del hostigamiento entre pares tiene efectos psicológicos en los niños durante el mismo momento en que sucede y en la edad adulta. Y existe la idea de que el bullying es cada vez más común con internet como un recurso para el hostigamiento.

Hace una semana, dos alumnas de octavo grado de Minnesota, Haylee Fentress y Paige Moravetz, se ahorcaron y los padres atribuyeron el suicidio al hostigamiento del que eran víctimas.

El equipo de Vernberg siguió durante un año a un grupo de casi 600 estudiantes de tercero a quinto grado de seis escuelas primarias de Estados Unidos.

En otoño, cada alumno respondió un cuestionario sobre la frecuencia del hostigamiento (desde rumores hasta golpes o patadas) y quiénes eran los hostigadores del aula. A fin de año, el equipo analizó los registros de la enfermería escolar.

En promedio, los niños habían ido a ver a la enfermera entre cuatro y cinco veces por año. Los niños hostigados y los hostigadores habían concurrido a la enfermería más que el resto de los estudiantes por alguna enfermedad, lesión o quejas sin una causa médica cierta, como dolor de estómago.

Los autores observaron que los varones y las mujeres, y los niños de distintas etnias, eran igualmente propensos a ser hostigados, pero que los varones y los niños afroamericanos eran más propensos que el resto a ser señalados como agresores.

A veces, la relación entre el bullying y la consulta en enfermería eran evidentes, como cuando un niño sufre lesiones en una pelea asociada con el hostigamiento. En otros casos, no serían tan obvios.

Vernberg citó evidencias de que el estrés psicológico que produce el hostigamiento a largo plazo comprometería el sistema inmune de los niños y los haría más vulnerables a las enfermedades. Y algunos niños buscarían en las enfermeras un refugio de los corredores o el patio de juego de la escuela.

Los hostigadores también serían blanco de la agresión de sus pares. "Cuando un niño hostiga a otros en la escuela primaria es más propenso a que lo excluyan de los juegos. (Otros niños) no quieren tener amigos así", dijo el doctor Tom Tarshis, director médico de la Bay Area Children's Association, en Cupertino, California.

Y, sobre todo a edades muy tempranas, "muchos hostigadores tienen los mismos problemas mentales que las víctimas", agregó Tarshis, un experto en bullying que no participó del estudio.

FUENTE: Pediatrics, online 25 de abril del 2011