Martes, 26 de Abril de 2011

El Tesoro convence a los inversores con un precio más alto

Adjudica casi 2.000 millones en letras con una demanda de 10.900 millones

PILAR BLÁZQUEZ ·26/04/2011 - 11:34h

La subasta del Tesoro español de letras a tres y seis meses cumplió casi a la perfección con el guión previsto por los analistas: subió el tipo de interés pero también la demanda. Por eso, la lectura que hicieron fue bastante positiva, hasta tal punto que la Bolsa española cerró la sesión con ligeras ganancias (ver página 28) y la prima de riesgo española sólo subió cuatro puntos.

El Estado colocó 1.968 millones de euros de los 2.500 que se había marcado como máximo y eso a pesar de que la demanda superó los 10.871 millones. El motivo de esta contención fue esquivar la subida de los tipos de interés que ayer, por tercera vez consecutiva, exigió el mercado. En las letras a tres meses, el tipo marginal fue del 1,440%, frente al 0,929% que se había pagado en la anterior subasta de similares características celebrada el 22 de marzo. En el caso de las letras a seis meses, la rentabilidad alcanzó el 1,9%, frente al 1,378% pagado en marzo. Esto supone un encarecimiento de la emisión de en torno a diez millones de euros.

Pero esa subida del coste financiero estaba más que descontada por los mercados, dadas las presiones que la deuda española está experimentando en el mercado secundario. Los rumores de que Grecia tendrá que refinanciar su deuda y posiblemente dejar de pagar parte de lo que debe unidos a la lenta evolución del rescate a Portugal han llevado al diferencial del bono español a diez años por encima de los 225 puntos básicos. Incluso así, se mantiene muy lejos del resto de países de la periferia del euro. Ayer, los diferenciales de los bonos a diez años de Grecia [1.208 puntos] y Portugal [635 puntos] volvieron a marcar máximos históricos, y el de Irlanda también subió casi a máximos, al marcar 717 puntos.

El economista español y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, José Manuel González-Páramo, aseguró ayer que "no hay que preocuparse por una subida coyuntural de los intereses de la deuda emitida por España, ya que la tendencia de los mismos es a la baja, siempre que se siga el camino ya marcado por las reformas económicas y presupuestarias hasta ahora aplicadas por el Gobierno español".

La clave de esta seguridad está en la evolución de la demanda. Ayer, superó en cuatro veces la adjudicación de letras a tres meses y en más de siete veces la de las letras a seis meses.

Esto, según los expertos, es un síntoma claro de que los inversores confían en España, pero inevitablemente quieren aprovechar la situación de tensión para obtener más beneficios.

Noticias Relacionadas