Lunes, 25 de Abril de 2011

El PP exige al Gobierno que impugne la candidatura de Bildu, no sólo las listas

EFE ·25/04/2011 - 14:06h

EFE - La secretaria general del PP y candidata a la Presidencia de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, durante la rueda de prensa que ofreció hoy tras el Comité de Dirección del PP en Madrid, en la que ha dicho que su partido "presentará" una denuncia ante la Junta Electoral por la campaña de envío de 100.000 SMS que pretende realizar el PSOE regional de cara a los próximos comicios.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha solicitado hoy al Gobierno que impugne la candidatura de Bildu a las elecciones, no sólo las listas y ha dicho basar esta petición en el informe policial del que los populares han tenido conocimiento.

En rueda de prensa tras el Comité de Dirección del PP, Cospedal ha subrayado que el PP ha estimado, desde un principio, que el Gobierno debe hacer "lo legalmente posible" para que Bildu no esté ni en las instituciones ni en las elecciones y ha advertido de que de no hacerlo será responsabilidad del Ejecutivo "la buena o mala salud del Pacto antiterrorista".

No obstante, De Cospedal no ha querido anticipar qué pasaría si el Ejecutivo no se suma a la impugnación y si ello podría suponer la ruptura del Pacto, y se ha limitado a decir que "confía y espera" que el Gobierno "dé una respuesta afirmativa".

No obstante, en caso de no ser así, la secretaria general ha anunciado que el PP actuará de la forma más conveniente.

La dirigente popular ha informado de que sobre el asunto de Bildu el PP habla habitualmente con el Gobierno y, en concreto, esta mañana ha habido una conversación en la que se trasladó la voluntad de los populares para que el Ejecutivo impugne la candidatura.

De Cospedal también ha querido diferenciar el Pacto Antiterrorista de la crítica del PP a la actuación del Gobierno en el "caso Faisán" o en el asunto de la excarcelación del etarra Antonio Troitiño y ha señalado que el Gobierno "no se puede parapetar tras el Pacto para esconder sus propios errores".

Sobre Troitiño, De Cospedal ha asegurado que "no se obró con la diligencia debida" y ello favoreció su fuga, y ha precisado que una persona que cometió 22 asesinatos y fue puesta en libertad pendiente de una resolución, "algún tipo de vigilancia tenía que tener".

Ha insistido en que cuando la Fiscalía pidió que se reconsiderase la situación de Troitiño, debía haber pedido también medidas cautelares y, por ello, ha reiterado que para el PP no se actuó "como se tenía que actuar".

Cospedal se ha referido también a la afirmación del ministro de Fomento, José Blanco, que calificó de "cobarde" al presidente del PP, Mariano Rajoy, porque no se iba a atrever a preguntar en el Congreso al jefe del Ejecutivo sobre el asunto de Troitiño.

"Hasta ahí podíamos llegar, que Blanco tuviera que emplazar a nadie y menos a Rajoy", ha respondido la secretaria general, quien ha insistido en que su partido "no va a estar a demanda" de lo que pida el ministro de Fomento.

Ha dicho que "los insultos" de Blanco, "por habituales se han convertido ya en intrascendentes, por excesivos en desmedidos y, por no ser acordes con su condición de ministro, en disparates auténticos cada fin de semana".

El PP seguirá pidiendo explicaciones tanto por este asunto como por el caso Faisán.

Así, ha informado de que el miércoles se reunirá, en el Congreso, la Junta de Portavoces para que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, explique todo lo relativo al chivatazo del bar Faisán y ha instado a la responsabilidad de otros partidos políticos para que se pueda conocer "de boca" del ministro cuáles fueron los acontecimiento que rodearon este acontecimiento y por qué se produjo.

Además, ha recordado que el PP seguirá personado en el procedimiento y muy pendiente de este asunto como el fraude de los ERE andaluces, en el que ha vuelto a denunciar "las acciones obstruccionistas" de la Fiscalía Anticorrupción.

De Cospedal ha insistido en que su partido centrará la campaña electoral en presentar propuestas contra la crisis y ha pedido al Gobierno que haga lo mismo y no una campaña de insultos y difamaciones.

Tras recordar que en todas las encuestas los españoles apuestan claramente por el cambio, ha dicho que, a diferencia del PSOE, la dirección nacional no dará instrucciones a los candidatos sobre los debates electorales o la campaña en las redes sociales.